No obstante, la belleza en apariencia delicada de los corales podría dar lugar a engaño, según se extrae de un estudio nuevo publicado recientemente en la revista Science en el que se identifican poblaciones de coral que podrían resistir al cambio climático.

El equipo al cargo de la investigación estudió una colonia de la especie Acropora hyacinthus en Samoa Americana. Sus resultados apuntan a que tanto los procesos de aclimatación como los de adaptación desempeñan funciones similares en el desarrollo de tolerancia a las temperaturas elevadas. Según se indica en el resumen del estudio: "En menos de dos años, la aclimatación logra la misma tolerancia al calor que cabe esperar de un proceso de selección natural de varias generaciones de duración en estos organismos tan longevos".

Esta información resulta esperanzadora para aquellos que temían por la supervivencia de estos reinos submarinos de cuento de hadas. En palabras de los autores del estudio: "Nuestros resultados muestran la adquisición de resistencia al clima, tanto de aclimatación a corto plazo como adaptativa a largo plazo. La inclusión de estas capacidades de adaptación en los modelos ecosistémicos probablemente generarán predicciones más halagüeñas para los ecosistemas de arrecife de coral".

Según se refleja en la revista Nature, las temperaturas a las que se ha sometido el coral de Samoa Americana deberían haber aniquilado la mayoría de los arrecifes de coral, situación que despierta el interés de la comunidad científica. Según el autor del estudio publicado en Nature, Stephen R. Palumbi, sólo ahora se empieza a comprender la razón por la que estos corales de Samoa Americana pueden vivir en condiciones tan extremas. Palumbi se considera capaz de aprovechar esta capacidad para crear un arrecife de coral con oportunidades de supervivencia en los mares cálidos que se espera produzca el cambio climático. Él y su equipo empezarán en agosto la plantación del arrecife de coral más inteligente que pueda imaginarse.

En Scientific America se informa de que Palumbi forma parte de un grupo reducido de investigadores dedicados a este tipo de temas con el objetivo de dar con un salvavidas para los arrecifes en peligro. Su intención pasa por poner en marcha un programa de "evolución asistida por medios humanos" en el que se crearán corales resistentes en viveros controlados para su posterior plantación en zonas ya azotadas por condiciones cambiantes o en las que se anticipen este tipo de cambios.

Este método de creación de un arrecife de diseño no está exento de controversia. Nature recoge las preocupaciones manifestadas por el especialista en genética del coral Steve Vollmer en relación a que con esta práctica se pasa al terreno demasiado resbaladizo que implica la alteración de los sistemas naturales.

El mantenimiento de la buena salud de los corales resulta fundamental. Estos arrecifes aportan cobijo y alimento a una amplia gama de animales, protegen a las crías de muchos peces, ejercen de "botiquín" de medicinas naturales y desempeñan una labor importante en los procesos de absorción de dióxido de carbono atmosférico Según se extrae de Scientific America, desde 1950 se ha perdido el 19 % de los arrecifes de coral de todo el planeta y el 35 % se encuentra amenazado o en condiciones críticas.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de