El biólogo José Luís Martín Esquivel, investigador del Centro de Planificación Medioambiental (CEPLAM) del Gobierno de Canarias, ha estudiado el estado de conservación de las especies consideradas como amenazadas por la UICN. El estudio ha sido publicado en la revista Journal of Nature Conservation.

Problema de criterios

Según la UICN, toda especie que ocupe un área de distribuición menor de 2.000 km2 debe ser considerada como amenazada. Por  lo que todas las especies que no ocupen la gran mayoría de la isla de Tenerife o no habiten en ella la UICN las considera como amenazadas a nivel internacional.

Pero para Martín Esquivel esto no se aproxima a la realidad. Cree que el criterio de la superficie no es suficiente. "Muchas de las  más de 4.000 especies  endémicas de Canarias están en un estado muy saludable, y no se enfrentan a ninguna amenaza". Aunque reconoce que son prioritarios los planteamientos de  conservación de la biodiversidad singularizados en islas pequeñas. En comparación con  los continentes y las islas grandes, las islas pequeñas siguen pautas ecológicas muy diferentes.

Muchos insectos
Otro de los problemas de la categorización que encuentra Martín Esquivel está en los insectos. Los más abundantes en la naturaleza canaria: casi el 90% de las especies endémicas de las islas. El biólogo cree que no pueden utilizarse los mismos criterios para claificarlos que los utilizados en aves y grandes mamíferos, por poner un ejemplo. "No se pueden establecer los mismos criterios de  referencia para las aves que para los caracoles", apunta.

Problema en islas pequeñas

Según Martín Esquivel, “la solución para identificar las especies amenazadas" en las islas pequeñas implica "abandonar los criterios de la UICN”.  Cree que únicamente son válidos requisitos como los datos de crecimiento de la población, estabilidad o regresión.

Para más información del estudio

Martin, José  L. “Are the IUCN standard home-range thresholds for species a good indicator to prioritise conservation urgency in small islands? A case study in the Canary Islands (Spain)” Journal for Nature Conservation 17(2): 87-98 2009. 



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de