El grupo ecologista Gecen pidió hoy en un comunicado el cierre del vertedero municipal de Vilafranca, en Castellón, para reducir "considerablemente" la mortalidad actual de buitres en los parques eólicos.

"Los buitres acuden allí en masa, hasta 200 o 300, debido al cierre de los muladares de Aragón que antes les servían de comida, y para ello han de cruzar las alineaciones de molinos a la ida y a la vuelta", añade la organización. Así, señala que hasta el cierre de dichos muladares, hace ahora año y medio o poco más, los buitres nunca entraban en el vertedero, y ahora es diario, entreteniéndose en buscar piltrafas de comida entre las bolsas de basura.

"Es esto precisamente lo que les está llevando cada semana a las aspas. La Conselleria lo sabe, conoce a la perfección lo que ocurre y por no utilizar el dinero al que obliga las medidas compensatorias de los proyectos eólicos aprobados (instalación de muladares), lo permite", indicó.

Gecen agrega que la Conselleria propone como "medida correctora" 357 molinos más en la comarca, y que "muy probablemente" pretenda llegar a la conclusión de que si las muertes quedan más repartidas, cada parque y cada molino serán mucho menos peligrosos.

El cierre del vertedero de Vilafranca debe acompañarse, a juicio de la ONG, de otra medida: instalar muladares legales y controlados entre las colonias de cría y las alineaciones de aerogeneradores, para evitar desplazamientos peligrosos y para paliar la falta de comida que les está llevando a buscar entre la basura.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de