¿Dónde se frenó la disminución de la biodiversidad un 29%?

Los gobiernos y los donantes han gastado miles de millones de dólares desde la Cumbre de la Tierra de Río de 1992, en un intento por frenar el ritmo de extinción de especies en todo el mundo. Ahora, un nuevo análisis que se detalla en un artículo publicado en la revista Nature proporciona la primera evidencia clara de que esos esfuerzos están funcionando.

El estudio descubrió que los 14.400 millones de dólares que los países gastaron en conservación desde 1992 hasta 2003 redujeron las disminuciones esperadas en la biodiversidad mundial en un 29%. Los responsables de las políticas podrían utilizar los hallazgos para establecer presupuestos de conservación que permitan a sus países cumplir los objetivos de los acuerdos internacionales de protección de especies.

"Este documento envía un mensaje claro y positivo: la financiación para la conservación funciona", afirma el autor principal, John Gittleman, decano de la Escuela de Ecología de Odum en la Universidad de Georgia, en Estados Unidos. El trabajo, dirigido por Anthony Waldron de la Universidad de Oxford, en Reino Unido; la Universidad de Illinois, Estados Unidos, y la Universidad Nacional de Singapur, muestra que el gasto de conservación de 109 firmantes de la Convención de las Naciones Unidas sobre la Diversidad Biológica redujo significativamente la pérdida de biodiversidad en esos países.

Para explicar con precisión el impacto de los fondos de conservación por país, los científicos incorporaron información sobre los cambios en la biodiversidad de cada país desde 1996 a 2008, así como el gasto gubernamental y no gubernamental destinado a proteger la biodiversidad de 1992 a 2003. También examinaron cómo el desarrollo humano ejerció presión sobre las especies y sus hábitats.

Entre los hallazgos del estudio, se encontró que el 60% de la pérdida de biodiversidad en el mundo podría atribuirse a siete países: Indonesia, Malasia, Papúa Nueva Guinea, China, India, Australia y Estados Unidos, principalmente debido a la pérdida de especies en Hawái. Otros siete países -Mauricio, Seychelles, Fiji, Samoa, Tonga, Polonia y Ucrania- vieron mejorada su biodiversidad.

"La buena noticia es que una gran cantidad de biodiversidad estaría protegida a un costo relativamente bajo por las inversiones en países en desarrollo con un gran número de especies", celebra Gittleman. Agrega que era importante observar que a medida que aumentan las presiones de desarrollo, los gastos de conservación tienen que seguir el ritmo.

Los legisladores podrían usar el modelo para determinar estos presupuestos. "Este modelo proporciona un marco que podemos usar para equilibrar el desarrollo humano con el mantenimiento de la biodiversidad -apunta Gittleman-. En mi opinión, este es un marco científico empírico de verdadera sostenibilidad".

Al proporcionar evidencia de que la financiación para la conservación ya ha tenido un impacto significativo en la protección de la biodiversidad global, los autores esperan que más países estén motivados para invertir en el cumplimiento de los compromisos internacionales en materia de biodiversidad.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de