El Comité Permanente de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) ha acordado durante su 70ª reunión medidas concretas para lograr «el pleno cumplimiento» de las normas internacionales de comercio de vida silvestre.

La reunión, celebrada en la ciudad rusa de Sochi del 1 al 5 de octubre, ha contado con la participación de más de 700 representantes de 80 estados y de un centenar de organizaciones intergubernamentales y no gubernamentales.

«La seriedad y la determinación de las Partes para que las reglas del comercio internacional de vida silvestre cobren toda su fuerza se han demostrado a través de un debate franco y constructivo que ha derivado en importantes decisiones sobre el palisandro, las ballenas sei (o rocurcual norteño), los pangolines o el marfil de elefante, a fin de rectificar la mala gestión del comercio de especies incluidas en la Cites realizada por ciertos países», manifestó David Morgan, responsable de la Secretaría de la Convención.

Vida silvestre

Entre los casos concretos cabe destacar el de la República Democrática Popular Lao. «En el país sigue existiendo el comercio ilegal y se enfrenta a desafíos continuos para garantizar que las exportaciones autorizadas de vida silvestre sean legales y sostenibles», explicó el Comité en una nota, recomendando a todas las Partes que suspendan el comercio de palisandro siamés, incluidos los productos terminados, procedente de la RDP Lao hasta que el país asiático pueda justificar «científicamente» que tales envíos son sostenibles.

Del mismo modo se ha procedido con respecto a Nigeria, que desde principios de 2018 ha autorizado la exportación de más de 180.000 metros cúbicos de palisandro hacia China Vietnam sin asegurarse, explican desde la Cites, de que dichos envíos no amenazan la supervivencia de la especie.

Por ello, el Comité también ha decidido recomendar a las Partes la suspensión del comercio de esta madera preciosa hasta que Nigeria cumpla las normas internacionales.

El Comité Permanente de la Cites ha solicitado a la República Democrática del Congo que fortalezca a sus autoridades científicas dotándoles de más capacidad y asignándoles modernos y suficientes recursos para realizar los estudios necesarios que coadyuven a evitar el tráfico ilegal de especies. Al igual que en los casos anteriores, ha recomendado a las Partes que suspendan el comercio de loros grises y pangolines procedentes de la RDC.

Por último, durante la cita se ha debatido, entre otras cuestiones, sobre la iniciativa de Japón, que pretendía introducir ballenas sei en el Pacífico norte capturando ejemplares en el área noroccidental del mismo océano.

Introducción desde el mar

La denominada «introducción desde el mar» de las ballenas sei, que se considera un comercio internacional en virtud de la Cites, se ha determinado, finalmente, como una «actividad con fines comerciales» que, por lo tanto, no cumplía con los criterios establecidos por la Convención.

Para las ONG, como WWF, presentes en la reunión quizás el impacto más significativo ha tenido que ver con la conservación del elefante. «La decisión de permitir que 6 países salgan del proceso del Plan Nacional de Acción de Marfil fue decepcionante, ya que algunos de ellos siguen siendo conductos importantes para el tráfico ilegal de marfil. El mecanismo NIAP está destinado a garantizar que estos países informen sobre las acciones que han tomado para combatir esta actividad criminal», denuncian desde la organización.

La próxima reunión del Comité Permanente de la Cites acontecerá en Colombo (Sri Lanka), a partir del próximo 22 de mayo de 2019.

Fuente: ABC,

Artículo de referencia: https://www.abc.es/natural/biodiversidad/abci-paises-incumplen-normas-internacionales-sobre-comercio-vida-silvestre-201810080921_noticia.html,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de