Los arrecifes de coral y los bosques de gorgonias en el Mediterráneo, las praderas de fanerógamas marinas y los bosques de macroalgas atlánticas son algunos de los ecosistemas oceánicos más amenazados por el cambio climático, según revela el documento "Cambio climático en el medio marino español: impactos, vulnerabilidad y adaptación", un informe publicado por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente en el que han colaborado los expertos de la Universidad de Barcelona Miquel Canals, del Departamento de Dinámica de la Tierra y del Océano; Bernat Hereu y Javier Romero, del Departamento de Biología Evolutiva, Ecología y Ciencias Ambientales y del Instituto de Investigación de la Biodiversidad de la UB (IRBio), y Cristina Linares, del Departamento de Biología Evolutiva, Ecología y Ciencias Ambientales.

El informe tiene como autor principal al experto Diego K. Kersting, y evalúa las informaciones sobre los efectos del cambio climático en el medio marino español, así como las posibles medidas de adaptación, incluyendo todas las regiones marinas y muchas variables biológicas, ecológicas y físico-químicas.

El documento, que alerta sobre la gran vulnerabilidad del medio marino frente al fenómeno del cambio climático, se basa en un total de 461 trabajos publicados en revistas científicas, informes, tesis doctorales y comunicaciones en congresos, que han sido revisados por un amplio equipo de expertos de universidades e instituciones de todo el Estado, como la Universidad de Barcelona, el CSIC y el Instituto Español de Oceanografía, entre otros.

Mares cada vez más vulnerables

El estudio constata que las temperaturas y el nivel del mar van en aumento y las aguas están cada vez más acidificadas por el incremento del dióxido de carbono atmosférico. También ratifica cambios en la circulación oceánica, la estratificación de las masas de agua, los afloramientos de aguas profundas ricas en nutrientes y la intensidad del oleaje en las costas españolas, entre otros indicadores.

Mayor temperatura y salinidad en el futuro

Las previsiones del informe alertan de que durante el siglo XXI se producirá un calentamiento progresivo del agua, tanto en el Atlántico como en el Mediterráneo (0,2-0,3 °C por década) y el nivel del mar subirá (2-5 mm por año), hechos que podrían originar mayor salinidad y estratificación de las masas de agua, un fenómeno que afecta a la disponibilidad de nutrientes.

Evitar un futuro incierto para los ecosistemas marinos

El informe alerta de que el desarrollo de medidas de adaptación debe ser una prioridad frente a la evidencia creciente del cambio climático. Para evitar la pérdida de biodiversidad y el empobrecimiento general de nuestros mares en un futuro, será necesario potenciar la conservación de las especies y los hábitats vulnerables, la protección de zonas específicas mediante áreas marinas protegidas, y la promoción de la sostenibilidad de la actividad pesquera, además de fomentar los estudios científicos basados en series temporales, entre otras iniciativas. 

Enlace al informe: 

http://www.magrama.gob.es/es/cambio-climatico/temas/impactos-vulnerabilidad-y-adaptacion/kersting_2016_cambio_climatico_medio_marino_tcm7-416481.pdf



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de