La concesión de ayudas se otorgará con motivo de la paralización temporal que la flota española ha efectuado en su actividad las épocas y zonas establecidas en el Plan Integral de Gestión para la conservación de los recursos pesqueros en el Mediterráneo.

La flota española lleva a cabo su actividad en los Puertos de Ceuta y Melilla. En esta zona se lleva a cabo la pesca de arrastre y palangres, que causan graves daños sobre los ecosistemas marinos.El objetivo de esta paralización temporal de la actividad ha sido la  conservación de los recursos pesqueros del Mediterráneo, tal y como se establece en el Plan Integral de gestión para la conservación de los recursos pesqueros.

Redes de arrastre y palangres

En la pesca de arrastre se colocan grandes redes en forma de saco en la parte trasera del barco. Según la organización Oceana, el problema este tipo de pesca  radica en que las redes barren grandes áreas del fondo del mar, capturando todo lo que esté en su camino, incluyendo peces no deseados, pequeños organismos y especies marinas amenazadas o en peligro de extinción.

El equipo de pesca con palangres se compone de un cordel que mide desde unos 30 metros hasta muchos kilómetros de largo. Los anzuelos cebados permanecen dentro del agua por muchas horas, atrayendo y pescando a los peces de interés y a otras muchas especies de vida marina. Oceana indica que, además de la especie objetivo, muchas otras especies marinas pueden caer en los anzuelos.Estas capturas accidentales, entre las que se encuentran tortugas, tiburones o, incluso, algunos cetáceos, junto al alto índice de juveniles de pez espada que son capturados, son los principales problemas de esta pesquería.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de