La minería vuelve a ser parte de la agenda política en Cuenca. En esta semana, la Comisión de Medio Ambiente mantendrá su primera reunión y, tras ella, se espera oficializar el pedido para que la nueva administración contrate la ampliación de los estudios sobre aguas subterráneas.

El 26 de septiembre del año pasado, el Concejo Cantonal conoció por primera vez los resultados del informe elaborado por el Instituto Público Francés BRGM.

A través de este documento se llegó a una conclusión: en Cuenca es necesario ampliar los estudios sobre aguas subterráneas ubicadas en zonas de concesión minera. Además, aún se requiere detallar la información sobre la probabilidad de ocurrencia de riesgos en caso de que se dé luz verde a la explotación.

Para Xavier Barrera, concejal y miembro de la Comisión de Medio Ambiente, la minería sigue siendo un asunto pendiente, y retomarlo sería posible siempre y cuando se cuente con información basta al respecto.

Dentro del Concejo Cantonal, el pronunciamiento del bloque oficialista siempre será a favor de la conservación de las fuentes hídricas del cantón, dijo Barrera.

Para Marco Ávila, concejal del bloque oficialista, la nueva administración tiene la obligación y la responsabilidad de ampliar la información, como recomienda el BRGM.

“Es una responsabilidad Municipal -dijo Ávila-. Esperamos que el nuevo alcalde actué de manera oportuna, pero, en caso de no hacerlo, seremos los primeros en impulsar que esto se haga”.

En sus primeras intervenciones como nuevo alcalde, Marcelo Cabrera se refirió también al tema minero. Él aseguró que mantuvo conversaciones con el vicepresidente, Jorge Glas.

Según Cabrera, se habló sobre la posible explotación minera en la zona de Quimsacocha, ahora conocida como Loma Larga.

“Hemos coincidido con el Gobierno”, dijo Cabrera haciendo referencia a su posición de que no se dará la explotación minera en caso de comprobarse que hay riesgo de contaminación de las fuentes hídricas. (MAN).



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de