El grupo ecologista ha hecho honor a su nombre actuando, para intentar frenar, las obras iniciadas entre el muelle del Tinto y el antiguo de Pertrechos. La obra consiste en la construcción de un recinto amurallado para el vertido de lodos de dragados entre los dos muelles citados. Para el grupo ecologistas, esta obra “afectará a una zona de orilla con marisma de un kilómetro de longitud y unas 8 hectáreas de extensión y que significará la desaparición de una zona costera en la que empezaban a vislumbrarse esperanzadores signos de recuperación ambiental”.

Para esta agrupación, los dos pilares básicos de su protesta son: el impacto medio ambiental generado por la construcción del nuevo muelle, y la no autorización de la Consejería de Cultura de Huelva para el comienzo de la obra. Por ello, los ecologistas han colocado una bandera negra para mostrar su descontento hacia las obras iniciadas por la Autoridad Portuaria onubense.

Jusitificación de sus protestas

En relación al deterioro ambiental de la construcción, Ecologistas en Acción de Huelva afirma que supondrá “la destrucción de una zona de valor ambiental, paisajístico e histórico”. Y hacen hincapié sobre la opinión de los habitantes onubenses recalcando que “debería imperar la opinión e interés del resto de la ciudadanía, antes que las recurrentes cacicadas de unos pocos".

Por otra parte, los ecologistas afirman que la obra “se está realizando sin previa autorización de la Consejería de Cultura, que declaró el muelle o cargadero de mineral como bien de interés cultural”. Además, el grupo ecologista recalca que la zona tiene "un perímetro de protección en torno al monumento y a su medio natural circundante, que es rebasado ampliamente por las obras. Por estos dos motivos, el grupo conservacionista considera que “es exigible la paralización inmediata de las obras y la depuración de las respectivas responsabilidades, así como la restauración del daño ambiental hasta ahora causado.

Para esta agrupación, la construcción del futuro muelle por la Autoridad Portuaria está siendo “enmascarado bajo el sugerente nombre, cara a la opinión pública, de paseo marítimo, usando para ello materiales procedentes del dragado de la propia ría”.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de