El Comisario de Medio Ambiente de la UE, Janez Potočnik, ha hecho declarado que “proteger la calidad del agua es una de las prioridades absolutas de la Unión Europea. Los Estados miembros deben garantizar una aplicación adecuada del Derecho de la UE para la protección de los ciudadanos europeos y de su medio ambiente”.

Aplicación incorrecta de la Directiva sobre nitratos

El objetivo de esa Directiva es proteger la calidad del agua en toda Europa evitando que los nitratos utilizados en la agricultura contaminen las aguas subterráneas y superficiales y fomentando el recurso a buenas prácticas agrarias.

La Directiva 91/676/CEE obliga a los Estados miembros a controlar sus aguas y a determinar cuáles de ellas están contaminadas o podrían estarlo. También les impone designar como “zonas vulnerables a los nitratos” todas las superficies conocidas de su territorio cuya escorrentía fluya hacia esas aguas y que contribuyan a la contaminación. Por último, les corresponde elaborar programas de acción adecuados para esas zonas.

En este caso, el problema radica en que no se han designado suficientes zonas vulnerables a los nitratos en las Islas Baleares y en que varias regiones han presentado programas de acción insuficientes. Se trata de Castilla-La Mancha (procedimiento para limitar la aplicación de fertilizantes a las tierras), Castilla y León (capacidad de los tanques de almacenamiento de estiércol), La Rioja y el País Vasco (períodos en los que se prohíbe la aplicación de ciertos tipos de fertilizante a las tierras).

Los niveles excesivos de nitratos pueden dañar las aguas dulces y el medio marino, al favorecer la proliferación excesiva de algas que asfixian otras formas de vida (eutrofización).



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de