La Ministra de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino, Elena Espinosa ha destacado, en el acto de clausura de la Asamblea general de la Asociación Nacional de Constructores Independientes (ANCI), que la obra pública ha de ejercer de motor de desarrollo ya que las empresas constructoras, pequeñas y grandes, son ejecutoras y generadoras de riqueza, de puestos de trabajo y de estabilidad socioeconómica para el Estado.

En su intervención, Elena Espinosa ha repasado la política del Ministerio en materia de agua, en la que se ha referido a la Directiva Marco del Agua y a la reorientación de la política de aguas, donde se ha cambiado el tradicional enfoque de "oferta" de las políticas hidrológicas, por uno basado en la "gestión de la demanda".

En el apartado económico, la Ministra ha recordado que sólo en política de aguas se dispone para este año de un presupuesto aproximado de 4.700 millones de euros, incluyendo también a las Confederaciones y a las Sociedades Estatales. Un esfuerzo inversor que ha venido creciendo en la última legislatura de manera notable. Sólo entre 2007 y 2008 el incremento ha sido de un 28,5 por ciento. Además, habría que añadir las inversiones directas que se realizan en las costas y que suponen algo más de 170 millones para este año.

Elena Espinosa, también ha destacado que hay otro tipo de infraestructuras, que serán una opción de desarrollo tecnológico y de futuro de las empresas constructoras, como es el caso de las desalinizadoras, que son fuente generadora de agua y una apuesta segura de obra civil y de exportación de negocio, tecnología y conocimiento de las empresas nacionales en el exterior.

En cuanto al nuevo Plan Nacional de Calidad de las Aguas 2007-2015 la Ministra ha señalado que quiere dar respuesta a las nuevas orientaciones planteadas por la Directiva Marco del Agua, con el objetivo de alcanzar un buen estado ecológico de las masas de agua en 2015. Este Plan tiene una inversión prevista superior a los 19.000 millones de euros, de los que unos 6.200 son directamente financiados por el Ministerio o por las Sociedades Estatales del Agua.

Otro reto interesante para un futuro próximo, ha manifestado Elena Espinosa, será la capacidad para reutilizar las aguas depuradas, y aunque ya se vienen reutilizando unos 450 hm3, se abre un horizonte de inversiones y nuevas tecnologías que el Ministerio impulsará con el desarrollo de una Estrategia Nacional de Utilización de Aguas Regeneradas. Como continuación a esta estrategia, Elena Espinosa ha subrayado que los regadíos serán directamente los grandes beneficiados ya que dejarán de detraer recursos de mayor calidad, que podrán dirigirse hacia otros usos más exigentes o hacia los caudales ecológicos.

Y esto no sólo supone inversiones y obras de regadío, sino "otro tipo" de obras, como tuberías, juntas, bombas y goteros, para que puedan trabajar sin problema con aguas regeneradas. Una modernización de regadíos que permitirá conseguir un elevado grado de eficiencia en su gestión, con importante ahorro de agua.

Por último, Elena Espinosa se ha referido a algunas de las actuaciones en política de agua realizadas por el Ministerio, como el plan de choque de vertidos, restauración de ríos, actuaciones contra la sequía y sus planes, inundaciones, etcétera, todas ellas recogidas en el presupuesto dedicado a inversiones públicas de obra civil.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de