Las aguas residuales son ya “grandes aliadas” para localizar de manera temprana posibles nuevos brotes de coronavirus, así como para observar la evolución de esta enfermedad que a día de hoy sigue sin contar con tratamientos eficaces que mitiguen su incidencia entre la población, ha explicado en entrevista a Efeverde el experto Roberto Torío.

Torío, que es el director técnico de la empresa de gestión de aguas Socamex, ha precisado que la detección de fracciones de ARN del Sars-Cov-2 en las aguas residuales sirve para revelar la presencia del coronavirus en una localidad concreta y así poder lanzar “una alerta temprana”.

Se trata de “un buen método para localizar en una población casos de coronavirus que en un primer momento no se conocen porque las personas todavía no han presentado síntomas”, lo que supone una ayuda teniendo en cuenta que las últimas estimaciones oficiales “cifran en torno al 40%” el porcentaje de ciudadanos contagiados que son asintomáticos. 

En ese mismo sentido, el sistema de saneamiento y gestión de las aguas fecales durante la crisis sanitaria es capaz de registrar “la evolución de la enfermedad” y de confirmar si las medidas que se están tomando para combatirla son “adecuadas”.

Aguas residuales: en búsqueda del coronavirus

Socamex analiza muestras congeladas de agua residual sin tratar, de períodos de tiempo previos y posteriores al pasado mes de marzo, cuando se declaró el estado de alarma.

Estos residuos se someten “a un proceso de concentración porque están muy diluidos” y se les aplica “un detector PCR” con el que se verifica la presencia de tres tipos de secuencias de ARN del virus, lo que permite detectar “la probabilidad de carga vírica”. Estas fracciones de coronavirus “no son infecciosas”, por lo que es “un método seguro” para los investigadores.

Torío confiesa que “será difícil establecer una correlación entre el número de infectados y la concentración en agua del coronavirus”, aunque reconoce que es uno de los objetivos principales de la colaboración multidisciplinar de Socamex con el organismo JRC Joint Research Center-WATERLAB de la Comisión Europea, inmerso en el muestreo “de noventa depuradoras a nivel europeo”.

En el ámbito nacional, el Ministerio de Sanidad continúa con una plataforma nacida de forma reciente para incorporar los datos de los análisis que realizan varias empresas en treinta municipios españoles, al objeto de tener “un control más exhaustivo” de la situación.

Salud de la población

Un buen saneamiento y depuración en las ciudades “garantiza la salud de las personas”, sostiene este especialista, quien ha destacado que las nuevas tecnologías de detección de virus en las aguas residuales han ido un paso más allá al provocar “una mejora de las políticas de sanidad de las personas”.

Así, el cuidado y mantenimiento de estos sistemas permiten mantener “una buena calidad sanitaria de las ciudades” y ello ha quedado demostrado en la crisis del coronavirus al certificar el grado de salud de la población, lo que debería servir para que la gestión de aguas recibiera más reconocimiento social y “un valor mucho más alto del que tiene en la actualidad”.

En esta concienciación hay que apuntar también factores ecológicos porque “uno de los grandes problemas al recoger los residuos son los restos de toallitas” que se arrojan al inodoro en lugar de depositarse en el contenedor correcto, lo que provoca un “perjuicio relevante” pues tapona “las herramientas que se emplean por los sistemas de muestreo”.

Proteger el sistema de saneamiento es proteger la salud de la población, insistE Torío, quien recUERDA que “nosotros somos parte también del medio ambiente” que hay que cuidar.

Fuente: Natalia Molina Íñigo / EFE VERDE,

Artículo de referencia: https://www.efeverde.com/noticias/aguas-residuales-aliadas-contra-coronavirus/,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de