"El agua es un recurso literalmente vital y la actividad humana está teniendo un impacto enorme sobre él", ha advertido el comisario europeo en un comunicado antes del inicio formal de la Semana Verde Europea. "Espero que durante la Semana Verde los cientos de expertos y partes interesadas que se reúnen aquí ayuden a desarrollar tanto las políticas existentes como nuevas ideas para que este recurso preciado esté salvaguardado para todos", ha avanzado.

En la Semana Europea Verde, que acoge Bruselas desde ayer y hasta el 25 de mayo bajo el lema “El Desafío del Agua- Toda gota cuenta”, se espera que participen alrededor de 3.000 expertos, representantes de Gobiernos, instituciones europeas, pero también de ONG y otras organizaciones de la sociedad civil, en alguna de las actividades previstas, incluida la III Conferencia Europea sobre el Agua.

La edición de este año estará especialmente centrada en la búsqueda de soluciones para algunos de los problemas más graves vinculados al agua como la contaminación en origen, la sobre-extracción del agua o los efectos derivados de la alteración de ríos y estanques y cómo preservar la buena calidad del agua en un contexto de población creciente a nivel mundial y el impacto del cambio climático. Los desastres naturales relacionados con el agua como la sequía y las inundaciones serán cada vez más frecuentes y de mayor severidad, según vaticina la mayoría de expertos.

El Ejecutivo comunitario tiene previsto presentar el próximo mes de noviembre la nueva política de la UE para dar respuesta a los principales desafíos relacionados con el agua y cuyo objetivo prioritario será garantizar la disponibilidad de agua de calidad "a largo plazo" para su uso "sostenible e igualitario", pero ya ha anticipado que tendrá en cuenta las propuestas que debatan los expertos e interesados esta semana.

En este contexto, siete de cada diez europeos creen que los problemas relacionados con el agua son un motivo de "gran preocupación", según expone los resultados de un Eurobarómetro.

No obstante, la preocupación no siempre garantiza una utilización responsable por parte de los consumidores. Para concienciar sobre la necesidad de no derrochar el agua en actividades cotidianas como lavarse los dientes o fregar los platos sucios, el Ejecutivo comunitario lanzó ayer, dentro de la campaña informativa “Generation Awake”, un nuevo spot publicitario en el que el personaje Walter, un cubo de agua apodado “maniático del agua”, explica los riesgos de mantener el actual modelo de consumo de agua insostenible.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de