Las actividades comenzaron en abril del pasado año 2009 en la Reserva de la Biosfera como zona piloto y han contado, hasta la fecha, con la participación de 600 personas de 50 colectivos y colegios rurales en esta iniciativa medioambiental destinada al conocimiento, conservación y recuperación de los ecosistemas fluviales de La Rioja, así como de los elementos patrimoniales relacionados con el agua.

"Amigos de los Ríos" apuesta por la participación activa de la población en la gestión y conservación de los ríos riojanos y de sus ecosistemas como forma efectiva de recuperar el patrimonio material e inmaterial vinculado al agua y, de paso, recopilar la historia rural del agua a través de la gente que la ha vivido.

En concreto, las actividades de participación y voluntariado consisten en los talleres "Mójate y participa" con jornadas de dinamización en cada municipio dedicadas al agua y en actividades de voluntariado en el campo con limpieza de riberas, desbroce de sendas y acondicionamiento de manantiales.

La información obtenida sirve de base para una publicación que contendrá la interpretación hidrogeológica de cada valle, la clasificación hidroquímica de sus manantiales y mitos y leyendas vinculados a las aguas. Además, se está desarrollando la cartografía temática de los manantiales de La Rioja en los valles de la Reserva de la Biosfera, Najerilla e Iregua.

Actividades junto con los escolares

El programa "Amigos de los Ríos" de la Dirección General de Calidad Ambiental y Agua de la Consejería de Turismo, Medio Ambiente y Política Territorial tiene un apartado especial de acciones con los colegios que cuenta con la participación de los alumnos de los Colegios Rurales Agrupados de las Cuatro Villas en San Román de Cameros, Arnedillo, Alhama, Igea, Badarán, Entreviñas y Camero Nuevo.

Los escolares reciben talleres en las aulas sobre el ciclo del agua y la historia rural del agua, como el denominado "Habla con los abuelos" en el que los más mayores vuelven a los centros para hablar sobre los antiguos molinos, huertas, sus soluciones ante la escasez y sus vivencias en torno al agua.

Los talleres se completan con actuaciones de campo de análisis de la calidad del agua, interpretación de resultados, análisis de peligrosidad de los residuos encontrados, limpieza y acondicionamiento y reflexiones sobre las buenas prácticas y modificación de conductas.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de