El uso de cultivos para producir agrocombustibles (o biocombustibles) está contribuyendo a la crisis global de los alimentos y puede llevar a millones de personas a sufrir problemas de hambre, según advierten hoy varias organizaciones de cooperación y ecologistas. Esta declaración se incluye dentro de una carta dirigida a la Comisión Europea y los Jefes de Estado de la UE para solicitarles que abandonen el objetivo del 10 por ciento de uso de agrocombustibles en el transporte y que desmantelen las ayudas de apoyo al sector. Este llamamiento se produce justo el día antes del inicio de una gran conferencia de Naciones Unidas sobre seguridad alimentaria en Roma.

Las organizaciones son muy críticas con la postura de la Comisión Europea, el órgano ejecutivo de la UE, que niega que la persistencia en el apoyo europeo a los agrocombustibles esté contribuyendo al incremento del precio de los alimentos y a la falta de comida a nivel global. Las organizaciones quieren hacer notar que:

– Los análisis actuales estiman que los agrocombustibles (impulsados principalmente por la UE y EE.UU.) explican en torno al 30 por ciento del incremento de los precios de los alimentos.

– La UE es el mayor usuario y productor de biodiésel en el mundo y los propios científicos de la Comisión Europea mantienen que implementar los objetivos obligatorios necesitaría casi el 20 por ciento de los aceites vegetales mundiales.

– Los muy difundidos criterios de "sostenibilidad" que están siendo desarrollados por la UE no tienen en cuenta los efectos "colaterales" como los efectos sobre la subida del precio de los alimentos y el incremento de los problemas de hambre.

– La estimación más conservadora de la UE estima que el objetivo del 10 por ciento de la UE conducirá a un incremento de entre el 3 y el 6 por ciento en el precio de los cereales, que puede provocar que más de 100 millones más de personas tengan problemas de hambre en 2020.

José A. Hernández de Toro, portavoz de Intermón Oxfam para Agricultura afirmó:"Continuar la apuesta por los agrocombustibles frente a las crecientes, sólidas e imparciales evidencias de que están agravando la crisis de los alimentos es escandaloso y completamente indefendible."

David Sánchez, responsable de Agricultura y Alimentación de Amigos de la Tierra España añadió: "Los agrocombustibles son una solución falsa frente al cambio climático y los problemas energéticos. Es una irresponsabilidad moral utilizar cultivos para alimentar a los coches mientras hay problemas de hambre. La Unión Europea debe abandonar su apoyo a los agrocombustibles e invertir en soluciones reales como coches menos contaminantes, reducción de nuestra demanda de energía y una Europa energéticamente más eficiente."



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de