Cuatro variedades de maíz transgénico se cultivarán de forma experimental en el término de San Martín de la Vega, dentro de los límites del Parque Regional del Sureste. Se trata de variedades tolerantes a ciertos herbicidas y resistentes a ciertas especies de lepidópteros. Jarama Vivo y Ecologistas en Acción han solicitado que se informe a la Junta Rectora sobre su liberación así como las medidas de precaución tomadas para evitar casos de contaminación genética en este espacio protegido.

Con fecha de 24 de abril, la Dirección General de Agricultura notificaba en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid (BOCM) la liberación de plantas modificadas genéticamente con fines distintos a la comercialización en el término de San Martín de la Vega. Estas liberaciones serán realizadas por la empresa Pioneer Hi-Bred Agro Servicios Spain SL en el periodo comprendido entre el 1 de abril al 31 de diciembre de 2008. Curiosamente la notificación en el BOCM se produce con una fecha posterior al inicio del cultivo de las variedades de maíz modificado genéticamente.

La posibilidad de Pioneer de liberar de forma experimental transgénicos en el Parque del Sureste se da debido a la situación de vacío legal existente en este espacio protegido. Tras casi 9 años de retraso según lo fijado en la normativa, sigue sin aprobarse el PRUG, es decir el Reglamento que, entre otras cuestiones de importancia, debería establecer la forma en que debe desarrollarse la actividad agrícola, compatible en todo caso con la conservación de los valores naturales. Tras tramitarse hace años el PRUG, la Consejería de Medio Ambiente tiene secuestrada de forma injustificada su aprobación definitiva.

Además de esta irregularidad legal, la Consejería de Medio Ambiente está pasando por alto los procesos de participación pública marcados en la Ley 6/94. Este tipo de proyectos deberían someterse a informe de la Junta Rectora del Parque, en la que las distintas entidades y sectores con intereses en este espacio pudieran conocer de primera mano cuestiones tan elementales como la ubicación exacta de los cultivos, su extensión y así como la necesidad y justificación de experimentar con organismos modificados genéticamente (OMG) en el Parque del Sureste.

Cultivos peligrosos para el medio ambiente y para la salud Según los datos actuales, resultan más que probables los peligros que los cultivos de OMG pueden generar en el medio ambiente y la agricultura. Algunos de estos peligros son el incremento del uso de tóxicos en la agricultura, la contaminación genética, la contaminación del suelo, la pérdida de biodiversidad, el desarrollo de resistencias en insectos y "malas hierbas o los efectos no deseados en otros organismos. Los efectos sobre los ecosistemas son irreversibles e imprevisibles.

Permitir cultivar transgénicos en la vega del Jarama resulta especialmente preocupante, ya que incrementarán aún más los procesos de contaminación que sufre el río en su parte baja, al aumentar la cantidad de herbicidas utilizada en los cultivos. Pero además están los peligros que pueden producirse en la salud de las personas. Los riesgos sanitarios a largo plazo de los OMG presentes en nuestra alimentación o en la de los animales cuyos productos consumimos no se están evaluando correctamente y su alcance sigue siendo desconocido.

Nuevas alergias, aparición de nuevos tóxicos y efectos inesperados son algunos de los riesgos. Jarama Vivo y Ecologistas en Acción consideran que la liberación del OMG en la comarca del Sureste supone una temeridad por las posibles afecciones que pudiera ocasionar sobre los ecosistemas del Jarama y del Parque Regional del Sureste; e instan a la Comunidad de Madrid que prohíba de forma cautelar cualquier cultivo de variedades transgénicas en el Parque del Sureste, en tanto no quede demostrada su inocuidad para los ecosistemas, cultivos y salud pública y en tanto no sea aprobado el PRUG.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de