El secretario de Estado de Medio Rural y Agua, Josep Puxeu, ha considerado prioritario potenciar la producción agraria y mejorar la comercialización en la industria agroalimentaria durante su comparecencia ante la Comisión de Medio Ambiente, Agricultura y Pesca del Congreso de los Diputados.

Durante su intervención, Josep Puxeu ha explicado a los diputados que el sector primario además de presentar fortalezas como una balanza comercial positiva, y fijar población y mantener las rentas en las zonas rurales, revela su carácter estratégico en épocas de crisis, tal y como se ha demostrado con la reciente situación mundial respecto a la producción alimentaria que ha tenido lugar en los últimos meses.

Es un sector fuerte y dinámico, ha dicho, y desde el MARM se va a seguir apostando parar progresar en aspectos como el uso de las nuevas tecnologías para mejorar las producciones y los sistemas de producción, reorientar mejor sus productos hacia la cada vez más exigente demanda del mercado, potenciar sus sistemas de comercialización y abrir nuevos mercados exteriores, en los que puede competir con gran fuerza.

Un ejemplo de ello, ha puntualizado, es el sector del aceite, en el que España es líder productor mundial, o el de los cítricos, que está abriéndose paso en Rusia, país con 140 millones de habitantes, en el que se presentan buenas expectativas a medio plazo.

El Secretario de Estado ha señalado que estos son algunos de los elementos en los que el Ministerio de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino basa sus líneas de actuación y que, se articulan, ha explicado Josep Puxeu, en cuatro ejes fundamentales: la gestión sostenible del agua; el fomento de la competitividad del sector agrario y de la industria agroalimentaria; la atención a los territorios y los colectivos más frágiles a través de los programas de desarrollo rural y de la Ley de Desarrollo Sostenible y, por último, con las políticas de patrimonio natural y biodiversidad.

Según ha explicado Josep Puxeu, la política del agua del Ministerio se centra en primer lugar en garantizar el abastecimiento a la población y a los sectores productivos, mejorar la eficiencia en los usos y la calidad, y en favorecer la configuración de una cesta de aprovisionamientos, –desalación, reutilización y depuración, entre otros-, que permitan atender las demandas de los usuarios, especialmente en las cuencas deficitarias, siempre con criterios de racionalidad y sostenibilidad medioambiental.

El secretario de Estado ha destacado la actitud abierta del Ministerio para atender cuantas opciones técnicas permitan mejorar la gestión sostenible del agua, si bien ha matizado que, además del importante esfuerzo inversor que se está haciendo en modernización de regadíos y en la mejora de la eficiencia de las redes de distribución o en el Plan de Calidad de las Aguas, sólo está previsto el trasvase del Júcar-Vinalopó y el estudio del trasvase del Ródano, que es consecuencia de un mandato parlamentario.

Respecto al sector agrario el Ministerio apuesta, ha detallado, por la promoción de las nuevas tecnologías, tanto en lo que se refiere a la innovación como a la formación; por el regadío como elemento dinamizador de la actividad económica, que genera empleo y fija población en las zonas rurales; por el sector ganadero en el que sólo este año se están inyectando 200 millones de euros en medidas excepcionales de apoyo al sector y por actuaciones de apoyo a la comercialización en los mercados exteriores.

Por otra parte, existe un claro compromiso del MARM por potenciar la competitividad de la industria agroalimentaria, primer sector industrial del país, con medidas de apoyo a las pequeñas y medianas empresas, a los emprendedores, al desarrollo de nuevas patentes, entre otras iniciativas. Josep Puxeu ha insistido en que el mercado necesita fluidez, transparencia, e información y seguridad.

La apuesta por el sector agrario y la industria agroalimentaria entronca directamente con el apoyo a las zonas rurales a través de los planes de desarrollo rural y de la Ley de Desarrollo Sostenible.

Asimismo, las políticas de patrimonio natural y biodiversidad, con el Plan Estratégico Estatal de Patrimonio Natural y Biodiversidad, el Plan Director de la red de Parques Nacionales, las reservas de la biosfera, los espacios naturales, las políticas forestales activas y la Agencia Estatal de Parques Nacionales, tienen por objetivo no sólo inventariar todo el patrimonio natural y la biodiversidad de nuestro país, sino también proteger el equilibrio ecológico de dichos ecosistemas.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de