La iniciativa se presento el día 8 de Octubre en Roncesvalles, en una jornada que conto con la participación del consejero de Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Administración Local, José Javier Esparza.

El objetivo principal del proyecto es demostrar la viabilidad de las prácticas regenerativas y sus efectos beneficiosos sobre la calidad del suelo y el medio ambiente, para su posterior transferencia a todos los agentes implicados (ganaderos, técnicos, etc.). Así, uno de los ejes principales de la iniciativa es testar este tipo de prácticas, como la realización de siembras con mínimo laboreo, utilización de fertilizantes orgánicos, introducción de especies perennes y pastoreo rotacional, como alternativa sostenible a la agricultura y ganadería convencional para evitar en lo posible el coste ambiental que provoca (secuestro de carbono, huella de carbono, emisiones de GEI, etc.).

Actuaciones en tres fases

Las acciones previstas se realizarán en tres fases.  Un primer paso es la caracterización de las fincas de estudio para valorar la calidad y biodiversidad inicial del suelo.  La segunda fase consiste en la implantación de distintas prácticas regenerativas en zonas de demostración con distintas condiciones agroclimáticas y distintos sistemas ganaderos (ovino lechero y vacuno de carne).  Finalmente, se realizarán mediciones del impacto, tanto medioambientalmente como socieconocómicamente, mediante la monitorización de parámetros de suelo, de vegetación y animal.

La introducción de estas prácticas regenerativas en las distintas zonas de pastoreo no sólo permitirán una mejora significativa en la calidad del suelo sino también una reducción de las necesidades de abonado, respondiendo así a la demanda del mercado con productos orgánicos saludables, al tiempo que se ofrece una formación de calidad a los agricultores y técnicos basada en prácticas de agricultura regenerativa y sostenible.

En el proyecto participan, además de INTIA, el Instituto Vasco de Investigación y Desarrollo Agrario-Neiker, como coordinador, y la agencia de desarrollo local Urduñederra (Vizcaya). El presupuesto para las actuaciones en el ámbito de la Comunidad Foral es de 361.111 euros, financiados al 50% por la Unión Europea y el Gobierno de Navarra.

La mejora y preservación de los ecosistemas agrícolas, prioridad para Navarra

Durante su intervención, el consejero Esparza ha destacado que la preservación y mejora de los ecosistemas dependientes de la agricultura y la silvicultura es una de las prioridades del desarrollo rural en la Unión Europea, y ha manifestado que "en Navarra compartimos es prioridad" y que "la ganadería tiene un papel esencial, más aún en zonas de montaña, en las que además de preservar el medio ambiente, el paisaje y la biodiversidad, mantiene la actividad económica y fija población en unas zonas con dificultades para desarrollar otras actividades".

Tras reconocer las dificultades por las que atraviesa el sector, José Javier Esparza ha avanzado que el programa de Desarrollo Rural 2014-2020 que prepara el Gobierno de Navarra incluye una línea de ayuda específica para la agricultura y ganadería ecológica, como modelo de producción acorde con los objetivos del programa Life Regen Farming. Igualmente ha anunciado que se estudian ayudas agroambientales específicas para productores ganaderos que asuman determinados requisitos en la gestión de los pastos.
En la presentación del proyecto han intervenido, además, técnicos de Intia y de Neiker en los aspectos técnicos y administrativos de la iniciativa



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de