La publicación, Crear ciudades más verdes en África, es el primer informe sobre el estado de la horticultura urbana y periurbana en África: los huertos familiares, escolares, comunitarios y comerciales que producen frutas y verduras dentro y alrededor de las ciudades del continente.

El informe se basa en encuestas y estudios de caso de 31 países de todo el continente africano, y hace recomendaciones sobre cómo las ciudades pueden prepararse mejor para hacer frente a una demanda de alimentos y otros servicios básicos que crece rápidamente.

Muchos países africanos han experimentado un crecimiento económico sólido y sostenido en la última década, lo que ha conllevado una mayor urbanización y mayor esperanza de una nueva era de prosperidad compartida. Pero cada vez más, las áreas urbanas también atraen a gente en busca de una salida a la pobreza rural, sólo para encontrar poca o ninguna mejoría en sus vidas.

Más de la mitad de toda la población urbana de África vive en tugurios, unos 200 millones de personas sobreviven con menos de 2 dólares al día, y los niños pobres urbanos son más propensos a sufrir desnutrición crónica que los niños pobres de las zonas rurales.

"El desafío de alcanzar un mundo con "hambre cero"-en el que todos estén alimentados adecuadamente y todos los sistemas alimentarios sean resistentes- es tan urgente en las ciudades africanas como en las zonas rurales", señala en el prólogo del informe Modibo Traoré, Director General Adjunto de la FAO y responsable del Departamento de Agricultura y Protección del Consumidor.

"Los responsables políticos africanos deben actuar ahora para guiar la urbanización desde su senda actual insostenible hacia ciudades más sanas y verdes que garanticen la seguridad alimentaria y la nutrición, un empleo e ingresos decentes y un medio ambiente limpio para todos sus ciudadanos", añade el prólogo.

Huertos comerciales sostenibles

Crear ciudades más verdes en África expresa una especial preocupación por el futuro de la horticultura comercial: la producción comercial de frutas y hortalizas de regadío en determinadas zonas urbanas o de otra índole.

La horticultura comercial es la fuente más importante de productos frescos producidos localmente en 10 de los 27 países encuestados, y la segunda fuente en otros seis países. Sin embargo, la horticultura comercial se ha desarrollado con escaso reconocimiento, regulación o apoyo oficial. En algunas ciudades, se está volviendo insostenible para maximizar los beneficios: los horticultores han aumentado el uso de plaguicidas y de agua contaminada.

La publicación insta a los gobiernos nacionales y las administraciones municipales a trabajar conjuntamente con los productores, procesadores, proveedores, vendedores y demás partes implicadas para dar a la agricultura urbana y periurbana el apoyo político, logístico y formativo necesario para alcanzar un desarrollo sostenible.

Entre las recomendaciones específicas, a los políticos se les aconseja designar zonas y defender la tierra y el agua para los huertos comerciales, y alentar a los agricultores a adoptar el modelo agrícola de la FAO "Ahorrar para crecer". Este modelo busca aumentar los rendimientos al mismo tiempo que conservar y mejorar los recursos naturales. Incluye la aplicación de la cantidad correcta de insumos externos apropiados y en el momento adecuado, como es el caso de pesticidas, fertilizantes y semillas.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de