Las Islas Baleares recibirán un 21% más de ayudas a la actividad agrícola y ganadera en el reparto del primer pilar de la Política Agraria Común (PAC) para el nuevo período 2.015-2.020. En concreto, el sector primario de las islas percibirá unos 180 millones de euros hasta 2020, frente a los 149 millones de euros que ha recibido durante el periodo 2007-2013 en concepto de pagos directos y pagos acoplados. 

De este modo, el reparto anual de este tipo de ayudas directas de Europa pasará de los 24,5 millones de euros anuales que se percibían hasta ahora en 29,5 millones de euros en 2015, cifra que se irá incrementado progresivamente hasta llegar a 30,7 millones de euros en 2020, debido a la aplicación de un factor corrector de convergencia. 

Si a esta cifra se le suman las ayudas del Plan de Desarrollo Rural, el segundo pilar de la PAC, las Islas Baleares percibirán unos 51 millones de euros más durante el nuevo período de reparto con respecto a la anterior. 

El presidente del Govern, José Ramón Bauzá, y el consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Territorio, Biel Company, se han reunido con los representantes de las organizaciones agrarias para valorar la reciente publicación de los reglamentos que regulan las ayudas de la Política Agraria Comunitaria (PAC) durante el periodo 2015-2020, así como la aprobación de la Ley Agraria, que hoy también ha sido publicada en el boletín oficial de la comunidad (BOIB). 

Al concluir la reunión, el consejero Company ha manifestado su satisfacción por lo que consideró "un día histórico" para el sector agrario balear. "Somos la comunidad autónoma que más sube en el reparto de las ayudas y, por primera vez, se reconoce en un real decreto del gobierno central el factor de la insularidad y arbitran ayudas para compensarla. Se trata de un primer paso muy importante en el camino emprendido por este Gobierno tanto en Madrid como en Europa ", manifestó. 

Respecto a los nuevos reglamentos de la PAC, las Islas Baleares se ven beneficiadas por las ayudas acopladas que percibirán algunos cultivos y tipo de ganadería en introducirse la insularidad como un factor que condiciona y perjudica la práctica agraria. Para ello, se establecen medidas específicas distintas de las de la península en seis sectores. 

Este hecho representará un sobreajuste de 2 millones de euros anuales para sectores como el ovino, el vacuno de cebo, el vacuno de leche, la vaca nodriza, los frutos secos o el caprino. Así, por ejemplo, mientras que en la Península se percibirán 114 euros de ayuda por cada vaca de leche, los ganaderos baleares en percibirán 133. También en el caso de los frutos secos (almendra y algarroba), mientras que en la Península se paga a 33 euros la ayuda por hectárea, en las Islas Baleares esta ayuda será de 38 euros como mínimo. 

Unos 9.000 agricultores y ganaderos baleares (8.300 en Mallorca, 400 en Menorca y 300 en Ibiza y Formentera) podrán beneficiarse del nuevo reparto de la PAC, para la aplicación de la que se ha dividido la superficie agraria de España en 50 regiones con un potencial agrario similar. En cada una de estas regiones se llevará a cabo hasta 2020 un acercamiento, progresivo y limitado, los valores medios de ayuda por hectárea de cada agricultor con respecto a la media de la región en que se encuentra. 

Los pagos se destinan a agricultores en activo que llevan a cabo una actividad agraria de cultivo o cría de animales o de mantenimiento de la explotación en condiciones adecuadas. Es decir, aquellos que tienen una actividad económica mínima de la que obtienen ingresos agrarios, aparte de las ayudas, o en su caso, que demuestran que hacen una actividad agraria, directamente y bajo su responsabilidad, que consiste en cultivar o criar ganado o mantener en buenas condiciones las superficies de la explotación. 

El plazo para presentar las solicitudes correspondientes a la campaña de 2015 se abrirá a partir del 1 de marzo. 

El reparto de las ayudas directas de la nueva PAC ya es oficial, dado que se aprobó el Real Decreto correspondiente en el último Consejo de Ministros del pasado viernes, 19 de diciembre. Un documento en el que por primera vez se reconocen compensaciones para las Islas Baleares por el factor insular y se recogen una serie de ayudas que compensan las dificultades de hacer agricultura o ganadería en nuestra comunidad autónoma. 

Se trata, por tanto, de un primer paso muy importante en el camino emprendido por el Gobierno de las Islas Baleares para que Europa nos reconozca un régimen especial agrario que equipare las Islas Baleares con otros territorios insulares, como es el caso de Canarias. 

Pendiente de aprobarse el nuevo PDR Durante el primer trimestre de 2015 también quedará aprobado el programa definitivo del segundo pilar de la Política Agraria Común, el Plan de Desarrollo Rural, que abarca diferentes líneas cofinanciadas por Europa, los Estados miembros y las comunidades autonómicas ( en el caso de España), con el objetivo de mejorar la inversión agraria, favorecer la economía de las zonas rurales y garantizar el mantenimiento de un paisaje cuidado y productivo. 

Aunque falta que se concreten las líneas de ayudas y que la propuesta redactada por la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Territorio del Gobierno de las Islas Baleares sea aceptada, ya se conoce el incremento de un 27% de las ayudas procedentes de Europa para el nuevo período, que pasan de 48 millones de euros entre 2007-2013 en 61 millones de euros hasta 2020. 

El Gobierno aportará 16 millones de euros durante el nuevo período, mientras que la Comunidad Autónoma aportará 72 millones de euros durante los próximos años para garantizar que la cofinanciación de estas ayudas se mantenga.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de