Las normas se endurecen para los vecinos ruidosos

La ministra de Vivienda, Beatriz Corredor

Beatriz Corredor, ministra de Vivienda, ha anunciado que la aplicación obligatoria del nuevo Documento Básico de Protección frente al Ruido, a partir del día 24 de abril, triplicará la exigencia de aislamiento acústico en los hogares. 

Mejor calidad de vida 

Durante la inauguración de la XVI edición del Salón Internacional de la Construcción Construmat 2009, Beatriz Corredor ha destacado que “esta nueva normativa significará para los ciudadanos dejar de escuchar los taconeos del vecino de arriba, la televisión del piso de al lado, las sirenas y los cláxones de los coches de la calle  o el ascensor subiendo y bajando. Significa, por tanto, una mejor calidad de vida”.

Las innovaciones y mejoras que se  han introducido en el nuevo texto reglamentario, que sustituye a la normativa de 1988, son notorias. En el ruido aéreo, que es el que supone oír,  por ejemplo, las voces del piso contiguo, se aumenta la exigencia de aislamiento de 42 a 50 decibelios. En relación con los impactos se reduce el ruido percibido entre viviendas de 88 a 65 dB.

Mediciones in situ
 
La ministra ha explicado que “la nueva normativa introduce dos cambios fundamentales. El nivel de ruido no se medirá, de ahora en adelante, en laboratorio sino  in situ, en la propia vivienda; y las exigencias de insonorización frente al ruido exterior dependerán de la zona en la que se ubique la casa para garantizar los mismos niveles de silencio a todos los ciudadanos”. 
 
La aplicación obligatoria de esta normativa supone la entrada en vigor de forma completa y definitiva del Código Técnico de la Edificación.
 
La necesaria reconversión del sector de la construcción 
 
Beatriz Corredor ha situado las oportunidades para la construcción en la vivienda protegida, la rehabilitación y la obra civil mientras que la adaptación pasa por la innovación y  la eficiencia energética; por la sostenibilidad y las nuevas tecnologías. “Las empresas, tanto constructoras como auxiliares, que en estos momentos apuesten por la modernización serán las que se encuentren en mejor posición para encarar la nueva etapa”. 
 
La ministra ha animado a las empresas del sector a que “confíen en la rehabilitación, en especial la energética, y a que  sigan luchando por acompañar la necesaria reconversión del sector que va a salir reforzado de la grave crisis actual y va a recuperar el fuerte potencial de empleo que siempre ha tenido”.

 



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de