Su objetivo es insistir en la necesidad de reducir y eliminar, antes de 2018, las bolsas de plástico de un solo uso por el daño que ocasionan al medio ambiente; y sumar la participación de nuevos distribuidores, además de sensibilizar al consumidor sobre el reciclado.

En Castilla y León ya se han suprimido 138 millones de bolsas, de los 278 millones anuales que gestionan las empresas adheridas, en cumplimiento de los objetivos de reducción marcados por las normas autonómicas, estatales y europeas
El consejero de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, Antonio Silván, ha destacado los datos más que satisfactorios de la campaña y el elevado grado de concienciación de los castellanos y leoneses, a la cabeza de España. Esta iniciativa de sensibilización para la reducción de bolsas de un solo uso en la Comunidad se puso en marcha el pasado 1 de abril. Hasta el momento, ha obtenido excelentes resultados y ha acercado los márgenes para eliminar las bolsas de los centros de distribución, antes del compromiso nacional fijado para 2018.

"La bolsa hola vida" es fruto de un convenio de colaboración entre la Consejería de Fomento y Medioambiente, la Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados (ASEDAS) y la Asociación de Supermercados de Castilla y León (ASUCYL) con el objetivo de reducir en un 20% el consumo de bolsas de plástico a finales de 2011 y del 60% durante 2012. Las empresas firmantes han distribuido unos 278 millones de bolsas anuales, de los 600 millones totales que se generan en Castilla y León. El objetivo es que en 2018 hayan desaparecido todas las bolsas de un solo uso y los datos alientan a alcanzar el objetivo antes de esa fecha.
 
Esta medida da cumplimiento al Plan Nacional Integrado de Residuos 2008-2015, que traslada a España las directivas comunitarias en materia de medio ambiente, y que además afecta directamente al cuidado del entorno pues permite reducir considerablemente la emisión de CO2. Se estima que 4 gramos es la cantidad de CO2 imputable a la vida útil de cada bolsa de plástico de un solo uso. La desaparición de los aproximadamente 13.500 millones de bolsas de plástico que se distribuyen en España anualmente supondría un ahorro de 54.000 toneladas de CO2, que dejarían de emitirse a la atmósfera -2.400 toneladas de CO2, en Castilla y León-.
 
410 establecimientos en Castilla y León

Desde la puesta en marcha de la campaña hasta el momento se ha conseguido una disminución aproximada del 50% del consumo de bolsas en la región. Esta disminución alcanza entre el 80% y el 85% en los establecimientos que han introducido un sistema de cobro de la bolsa al consumidor. De las 278 millones de bolsas anuales que llegaban al consumidor en Castilla y León antes de la puesta en marcha de esta campaña, se ha conseguido disminuir por parte de los establecimientos en 138 millones el número de bolsas entregadas hasta el momento, alcanzando así el porcentaje de reducción previsto para toda la vigencia del convenio.
 
Los supermercados asociados en Asedas y Asucyl están desarrollando diferentes iniciativas, en función de las características de cada establecimiento, para la reducción del empleo de bolsas, como por ejemplo, la habilitación de espacios adecuados para fomentar el uso del carro de la compra, el lanzamiento de campañas para la promoción del servicio domiciliario para compras voluminosas o medidas económicas, como el cobro al consumidor del coste de la bolsa o el descuento de ésta si no se utiliza. Además, existen mecanismos de control de bolsas dispensadas con contadores y otros sistemas de asignación de bolsas por establecimiento y mecanismos para el llenado automático.
 
Según el convenio firmado, todos los operadores han formado al personal para incidir en la disminución del número de bolsas utilizadas, por ejemplo, se empaquetarán grandes objetos con cintas o adhesivos aprovechando su propio embalaje, de manera que puedan ser transportados cómodamente sin necesidad de introducirlo en una bolsa, o se optimizará el número de objetos por bolsa.
 
El convenio también establece el diseño de acciones que proporcionen alternativas al consumidor, como el uso de bolsas reutilizables de tela, papel, plástico y compostables, e incluso cajas de cartón. También se contemplan acciones para concienciar al consumidor a un consumo más responsable y un uso adecuado de las bolsas comerciales de plástico, lo que incluye un reciclaje adecuado de éstas, que deben ser depositadas en el contenedor amarillo una vez que no se vuelvan a utilizar.

Las empresas integradas en las asociaciones ASEDAS Y ASUCYL participantes en esta campaña son 10, con más de 410 establecimientos en Castilla y León y más de 7.800 empleados.
 
 
Con el fin de cumplir los objetivos previstos en el convenio de colaboración y para que el mensaje llegue de manera directa y visual al consumidor, la Consejería de Fomento y Medio Ambiente va a intensificar la presencia de la imagen y logotipo de la campaña con su implantación en 65 autobuses de transporte público y marquesinas de la Comunidad Autónoma. Esta nueva fase de la campaña, de implantación sucesiva en ocho capitales de provincia, Miranda de Ebro y Ponferrada desde el día 20 de septiembre hasta finales del mes de octubre, utiliza como soporte vehículos destinados al transporte público urbano.
 



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de