De cara a la nueva legislatura la creación de puestos de trabajo es una prioridad para todos, pero ¿cuáles son las propuestas del Partido Socialista para fomentar el empleo verde en concreto?

Entre las 144 páginas del programa electoral del PSOE, con el que pretenden mantener su posición en el Gobierno, existe un amplio capítulo dedicado exclusivamente al empleo, que consideran “Lo urgente” en sus prioridades.

El Partido Socialista achaca los problemas actuales de España a su modelo de construcción descontrolada en los 90, para lo que propone una serie de “motores de cambio” como la innovación, las nuevas tecnologías, la ciencia y la cultura, tomando la sostenibilidad como prioridad y oportunidad.

Las líneas principales de este programa abogan por continuar la política iniciada en la legislatura anterior de cambio de modelo económico (Ley de Economía Sostenible) y, con ello, la creación de empleo.

Propuestas

Las propuestas para la generación de puestos de trabajo se recogen en un amplio apartado denominado “Lo urgente, el empleo”, fijándolo como el objetivo principal de la próxima legislatura.

Como se menciona anteriormente, el proyecto del PSOE pasa por continuar con la política del Gobierno actual, asumiendo las reformas presentes. No especifican si eso quiere decir que las tensiones con algunos sectores como el de las energías renovables, muy perjudicado por las reformas, continuarán también en el caso de que Alfredo Pérez Rubalcaba saliera elegido como presidente.

El compromiso con los jóvenes es otro de sus pilares, así como el tránsito hacia un modelo productivo “más moderno, competitivo y sostenible”. El PSOE aprobará, en el caso de conseguir el próximo Gobierno, un Plan de Empleo para Jóvenes. Sus principales retos serán evitar el abandono escolar y facilitar la consecución del primer empleo.

Asumen que la creación de empleo es un asunto “que depende de todos”, para lo que se comprometen a llamar a un “Acuerdo para el Empleo” a las CCAA, los sindicatos y empresarios y todas las fuerzas políticas.

Proponen unas líneas generales, poco concretas, sobre políticas activas para la creación de empleo, basadas en el fomento de la formación profesional, la búsqueda personalizada, la ampliación de la oferta de formación, la mejora de los contratos, la protección del desempleado y la colaboración público-privada. El fin último es estabilizar de forma real los puestos de trabajo.

Llama la atención la intención de fomentar el empleo a tiempo parcial en los períodos en los que los trabajadores fijos estén, por ejemplo, completando su formación.

Sectores de futuro

Siguiendo con las actuaciones de las anteriores legislaturas, el equipo de Rubalcaba diseñará una política industrial basada en la innovación, la sostenibilidad, la internacionalización, la especialización y el espíritu emprendedor. 

El PSOE considera que las energías renovables es uno de los sectores con mayor futuro en España, y aboga por potenciar las actividades económicas en sus diferentes tipos (eólica, fotovoltaica, etc.). Resulta contradictorio que se mencione la apuesta por el sector, mientras que la realidad es muy diferente: mientras que las fotovoltaicas se muestran notablemente descontentas por el recorte de sus ingresos, el sector eólico ha emitido numerosas y periódicas quejas sobre la retribución que les corresponde y con las que no están en absoluto de acuerdo, avivando así el debate sobre las renovables españolas.

No hay que olvidar las recientes polémicas con las centrales nucleares, que durante las dos últimas legislaturas continuaban en funcionamiento bajo la promesa de ser cerradas en el menor tiempo posible.

Otros sectores por los que el PSOE apuesta son las TIC, la biotecnología, la industria aeroespacial, la industria cultural, los servicios sociales, la agroalimentación y la eco-industria.

Respecto al sector agroalimentario, no se hace ninguna referencia a la situación del campo español y la reciente reforma agraria europea, aunque España ya se ha manifestado en contra de varios puntos de la PAC.

El concepto de eco-industrias engloba las siguientes categorías: gestión de la contaminación, producción de bienes y servicios directamente asociados con la protección de los recursos naturales, e industrias vinculadas indirectamente con el medio ambiente. Los socialistas creen que es un sector con gran capacidad de creación de empleo y proponen medidas de impulso para aprovechar su potencial, aunque la concreción de las mismas no está reflejada en el programa.

Sectores renovados y tradicionales

Tres son los sectores que el Partido Socialista considera que deben someterse a un cambio hacia la sostenibilidad, manteniendo el empleo que generan:

  • Construcción: centrado en la rehabilitación y mejora de la eficiencia energética, y no en la edificación de nuevas viviendas.
  • Turismo: debe abandonar el tradicional modelo de oferta de calidad media-baja y precios baratos, y reinventarse con nuevas modalidades de oferta, para mantener su nivel de competitividad y mejorar su sostenibilidad.
  • Transporte: que responda de forma más sostenible a las fuertes demandas de movilidad de personas y mercancías.

En la próxima legislatura propondrán elaborar planes específicos de empleo para estos tres sectores.

Los que los socialistas denominan “sectores tradicionales” engloban ámbitos tan diversos como el textil y confección; calzado y cuero; automoción; madera, mueble y corcho; y juguete, en los que también crearán planes específicos de empleo pero no mentan la necesidad de llevar a cabo una transición hacia una producción más limpia.

Emprendedores y nuevas empresas

El PSOE remarca que durante las dos anteriores legislaturas se ha apostado por los emprendedores, y que con la continuación de su Gobierno seguirían con esta línea. Su promesa es que cada año se creen algo más de 350.000 nuevas empresas, incluyendo a sociedades mercantiles y autónomos.

En segundo lugar, los socialistas se comprometen a impulsar el crecimiento de las empresas existentes, con el objetivo de que en los próximos años 10.000 empresas que actualmente son de tamaño pequeño pasen a ser medianas.

Por último, y siguiendo las ideas ya mencionadas, apuestan por la internacionalización de 50.000 empresas exportadoras para el final de su legislatura, en el caso de salir elegidos.

Estas tres directrices se verán reflejadas en una Ley de Fomento Empresarial

Economía social

En línea con las ideas progresistas, el Partido Socialista cree que la creación de empresas y puestos de trabajo debe ir acompañado de mejoras sociales, a las que dedican un amplio capítulo en el que reflejan las medidas que tomarían para lograr su impulso y la creación de empleo. Por ejemplo, la potenciación de la economía social en las empresas, la aplicación de cláusulas sociales para el acceso a los concursos públicos o el fomento de agrupaciones de profesionales y autónomos o aumentar la contratación de personas en riesgo de exclusión.

Todas estas medidas son las propuestas del Partido Socialista para esta campaña electoral en los ámbitos del empleo y el medio ambiente, aunque no son las únicas. Mañana analizaremos las iniciativas laborales y ambientales de Izquierda Unidas y Unión, Progreso y Democracia.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de