Las denuncias están siendo tramitadas por los Servicios Jurídicos de la Consejería y no se descarta el traslado de actuaciones a la Fiscalía de Medio Ambiente, si se apreciara la concurrencia de indicios de delito en alguno de los casos.

Vertidos sin autorización

El 32% hacen referencia a actuaciones relacionadas con enturbiamientos, vertidos y obras de distinta índole que se han realizado sin autorización y de forma que han provocado una merma en la calidad de nuestros ríos y cursos de aguas, incidiendo en elementos que deben ser considerados también parte del ecosistema fluvial y que resultan imprescindibles para la vida acuática (vegetación de las riberas, etcétera).

El 67% restante se corresponden con actuaciones derivadas de acciones de pesca en su sentido más estricto. El abanico de situaciones en este caso es muy amplio, y va desde las denuncias formuladas por pescar sin licencia o por  pescar en épocas, días o zonas prohibidas, hasta aquellas relacionadas con la utilización de cebos no autorizados o la captura de ejemplares fuera de la talla o el cupo permitido.

Desde Medio Ambiente se considera que estas denuncias redundarán en beneficio del río y los pescadores, contribuyendo a la erradicación del furtivismo, una lacra social que tiene un generalizado rechazo entre los auténticos amantes del río y que se pretende eliminar desde las instituciones. 

Asimismo, se quiere resaltar la colaboración entre el SEPRONA y la Guardería de la Consejería de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio e Infraestructuras que se ha intensificado a raíz de la nueva normativa de la pesca y que está favoreciendo una mejor vigilancia de los ríos asturianos, lo que se traduce en una mayor detección de actuaciones ilegales.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de