Pesca artesanal

Durante el taller, celebrado ayer en Puerto del Rosario (Fuerteventura), se acordó la creación de un grupo de trabajo, formado por pescadores, administraciones, investigadores y ONG ambientales. Su objetivo, el diseño de un plan de gestión de las pesquerías artesanales de la isla de Fuerteventura que mejore su sostenibilidad dando respuesta a los problemas identificados durante el encuentro. El grupo de trabajo tendrá el encargo de coordinar y dar seguimiento a este proceso participativo y el compromiso de todas las instituciones que asistieron al encuentro.

La participación ha sido especialmente destacable, ya que se ha contado con  20 pescadores de las cofradías de Corralejo, Gran Tarajal y Morro Jable, junto a representantes de la Dirección General de Pesca del Gobierno de Canarias, del Cabildo de Fuerteventura, de la Delegación del MAPAMA en Canarias, del Servicio Marítimo Provincial de la Guardia Civil, así como con investigadores de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, Universidad de La Laguna, miembros de Oceana y WWF. Durante este foro, se ha puesto en común y se ha validado el diagnóstico participativo realizado por WWF sobre la situación de la pesca en Fuerteventura. Además, se han identificado los principales objetivos de un futuro plan de gestión de la actividad profesional y los siguientes pasos para poner en marcha la iniciativa.

Según José Luis García Varas, responsable del Programa Marino de WWF, “Fuerteventura es un área con una elevada biodiversidad, tal y como muestra la gran superficie protegida en sus aguas y una actividad pesquera enteramente artesanal”. Y añadió: “En el taller, ha habido un gran ambiente de diálogo, compromiso y colaboración entre todos los participantes que permitió alcanzar un acuerdo histórico. Desde WWF, deseamos que este compromiso cuente con el impulso político necesario para que la gestión de la pesca artesanal en Fuerteventura sea un ejemplo de integración de una actividad sostenible compatible con la conservación de su riqueza natural”.

Cabe recordar que Fuerteventura cuenta con tres puertos pesqueros principales (Corralejo, Gran Tarajal y Morro Jable), con una flota total de un centenar de barcos y con más 150 pescadores. Esta flota es enteramente artesanal y alterna diferentes tipos de arte, fundamentalmente línea de mano y caña, nasa y tambores en un plan especial, poteras, traíña o chinchorro para carnada, etc.).

Las principales capturas de esta flota son túnidos y especies demersales, como el bocinegro, sama, cabrilla, mero o vieja. Los volúmenes de captura varían según los años, llegando a 1.000 toneladas anuales de media y una facturación anual de 2,5 millones de €.

Durante un trimestre, WWF ha estado realizando entrevistas personales a la mayoría de los pescadores de las 3 cofradías de Fuerteventura para conocer su visión sobre la situación de la pesca profesional en la isla. Entre los principales problemas detectados en las encuestas, destacan el furtivismo, los problemas de comercialización del pescado o el uso de artes no permitidas en sus aguas.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de