Es más, el Gobierno de Perú sabe que la madera ilegal está siendo “blanqueada” mediante la “falsificación de documentos, la extracción de madera fuera de los límites de las concesiones y los vínculos con los sobornos”.

La revelación pone en evidencia a varias tiendas de bricolaje estadounidenses, que han admitido a Survival International que siguen importando maderas nobles de la Amazonia. Home Depot, Lowe´s y Lumber Liquidators han confirmado que usan dicha madera en sus productos.

El entonces embajador de EEUU en Perú, James Struble, citó “estimaciones no oficiales de INRENA” en el telegrama de 2006 (INRENA era el Instituto de Recursos Naturales del Gobierno).

Los comentarios del embajador presentan una imagen muy negativa de la mala administración de las selvas y bosques de Perú. Según el cable, EEUU importó el 88% de las exportaciones de caoba de Perú en 2005, y por tanto juega un papel principal en el amplio comercio maderero ilegal del país. La mayoría de caoba que queda, en peligro de extinción, sigue siendo destinada a EEUU hoy en día.

Esta noticia se produce pocas semanas después de que la tala ilegal en Perú saltara a los titulares internacionales después de conocerse que los madereros se han infiltrado en zonas protegidas habitadas por indígenas no contactados, lo que los ha empujado a cruzar la frontera con Brasil.

Además los madereros suponen una seria amenaza para los indígenas murunahua aislados, que podrían ser aniquilados por las enfermedades traídas por los foráneos o enfrentarse a conflictos violentos con otros pueblos indígenas si se los expulsa de sus tierras.

Survival ha instado al Gobierno peruano a que asegure la debida protección del territorio murunahua.

“El telegrama del embajador muestra hasta qué punto las autoridades están al tanto de la tala ilegal en Perú, sin reconocerlo ni hacer nada para ponerle fin. Cuesta creer que cinco años después sigamos viendo tala ilegal sistemática y el fracaso total a la hora de proteger la tierra habitada por pueblos indígenas vulnerables. Los consumidores en Europa y Estados Unidos no pueden confiar en documentos que supuestamente muestran cómo la caoba peruana viene de fuentes sostenibles, ya que no tienen ninguna credibilidad”, manifestaron hoy fuentes internas a Survival International.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de