Parque natural de la Sierra de Andújar (España)

Con esta frase he querido expresar lo que significa poder avistar a uno de los animales más hermosos del Planeta y desde luego, el más bello de todos los que habitan en la Península Ibérica, el Lince ibérico (Lynx pardinus), también llamado gato clavo. Para todos los que nos dedicamos a la biología, a la fotografía de naturaleza, y a la conservación de la biodiversidad, el poder observar a esta especie en estado salvaje y en su hábitat natural es todo un honor. 

La fauna de la Península Ibérica es todo un tesoro, ya que cuenta con numerosas especies emblemáticas y endémicas que sólo se pueden encontrar aquí, como el águila imperial ibérica (Aquila adalberti), el urogallo cantábrico (Tetrao urogallus cantabricus) o el sapo partero ibérico (Alytes cisternasii) entre otros. 

El animal que más interés tenía en contemplar en su entorno era el lince, que por fin tuve la enorme suerte de poder no sólo ver, sino también fotografiar, a pesar de su enorme dificultad. Por el contrario, no resulta ser un honor el hecho de que sea el felino más amenazado de la Tierra, catalogado como especie en Peligro crítico en la lista roja de especies amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

No se puede ni podemos permitir que se extinga esta especie por ser no sólo un patrimonio natural mundial y una especie clave dentro del ecosistema peninsular, sino también porque a nadie se le puede privar de poder contemplar, en primera persona, la hermosa mirada sin igual del lince.

Puedes obtener más información acerca de mi trabajo en mi página web www.naturalezavision.net o en mi página de Facebook www.facebook.com/naturalezavision.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de