La  Asociación Parlamentaria en Defensa de los Derechos de los Animales (APDDA) muestra su estupor ante la celebración de unas jornadas destinadas a “demostrar” que el toro no sufre durante la lidia, organizada por la Asociación Malagueña de Tauromaquia  y a la que asistirán el ex-senador y presidente de la Asociación Taurina Parlamentaria, Miguel Cid, el eurodiputado del PP, Luís de Grandes, y el diputado del PSC en el Parlamento de Cataluña, David Pérez Ibáñez, entre otros.

APPDA ha señalado que es "dantesco que se dediquen dos días de jornadas para buscar “argumentos”, a modo de autoengaño colectivo, que “justifiquen” el maltrato y la muerte de un animal, por puro placer estético."

Según la Asociación, la celebración de las jornadas "pretende hacer apología de la violencia y la crueldad, en base a alegaciones increíbles". Para APDDA es evidente que no es necesaria la conclusión de supuestos estudios, para deducir que un mamífero superior que padece graves lesiones siente y sufre dolor.

Los toros de lidia sí sufren

El veterinario Juan Carlos Illera del Portal, uno de los ponentes de las jornadas, que pretende demostrar “con estudios científicos” que el toro no sufre en la lidia, ya hizo estallar la polémica en el año 2007. En ese momento, fue contestado por otros veterinarios que discreparon de sus estudios, como fue el caso de José Enrique Zaldívar.

Illera defiende que, gracias a un especial sistema neuroendocrino, el toro es capaz de contrarrestar  el dolor que se le produce y de controlar el estrés que la lidia le provoca.

Sin embargo, Zaldívar, en el informe técnico que elaboró, asegura que “el sistema nervioso del toro, durante la corrida, sufre importantes lesiones que hacen imposible una respuesta normal en cuanto a la descarga de ACTH y de cortisol” y que “el sistema nervioso debe estar intacto para que este tipo de respuestas hormonales puedan ser tenidas en cuenta y valoradas con rigor”. Por otro lado, subraya que “las respuestas hormonales ante el dolor, es decir, la descarga de las grandes cantidades de betaendorfinas – de las que se dice que son casi capaces de anular el dolor – detectadas en la sangre del toro después de la corrida, son la respuesta normal de un organismo sometido a un gran dolor y a un gran estrés, y muy poco tienen que ver con su capacidad para neutralizarlo, sino todo lo contrario, es decir, nos sirven para cuantificarlo, y no para pensar en su capacidad de anularlo”.

Asociación de Veterinarios Abolicionistas de la Tauromaquia

En mayo de 2008, se creó la Asociación de Veterinarios Abolicionistas de la Tauromaquia (AVAT), con el objeto de contrarrestar "estudios de dudoso nivel científico" que cuestionan “el dolor y el sufrimiento del toro de lidia en las plazas, y en otros espectáculos que forman parte de festejos populares”.

AVAT, ante la celebración de estas jornadas, ha reaccionado también enviando una carta a Diario Sur, donde se ha publicado la noticia.

En ella, la asociación denuncia que el estudio de Illera no ha sido publicado en “ningún medio de carácter científico” y aclara que el profesor no es catedrático de fisiología de veterinaria de Madrid, como figura publicado en prensa.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de