Este presupuesto mantiene los gastos de personal y disminuye un 33% los gastos corrientes en bienes y servicios (38% en los 3 últimos ejercicios) De esta cifra total, 182 millones se destinarán a gastos de funcionamiento y personal y 606,4 millones de euros, es decir el 77% del presupuesto (tres de cada cuatro euros), tendrá un carácter inversor. Esto, según ha señalado el consejero, convierte a Medio Ambiente en "una de las consejerías más inversoras".

Según el titular de Medio Ambiente, la gran apuesta de este presupuesto, elaborado con criterios de austeridad, es la creación de un nuevo modelo productivo más sostenible que compatibilice la recuperación económica sostenible con la protección del medio ambiente en términos de generación de riqueza y empleo.

En el transcurso de su comparecencia, Díaz Trillo ha destacado el importante esfuerzo que realiza la Consejería para generar "empleo verde", como lo demuestra la creación de 20.000 empleos que estos presupuestos llevan aparejada. Para esta recuperación económica sostenible, el consejero ha señalado el Plan de Medio Ambiente de Andalucía, con horizonte 2017 y que apuesta por el carácter horizontal de la política medioambiental, trasladando criterios de sostenibilidad al conjunto de las políticas de Andalucía.

En esta misma línea de creación de empleo verde, la adecuación del Plan Forestal de Andalucía, que para el horizonte 2015 prevé una inversión de 2.444 millones de euros y la creación de unos 80.000 puestos de trabajo. Además, el II Plan de Residuos no peligrosos (2010-2019) contempla una inversión de 2.184 millones y la generación de 8.571 empleos.

Díaz Trillo ha destacado asimismo la lucha contra el cambio climático y el impulso al medio ambiente urbano como una de las principales apuestas del Gobierno andaluz, ya que contribuyen al impulso de una estrategia, articulada en torno al concepto de Andalucía Sostenible, que pretende impulsar cambios en el actual modelo de crecimiento para hacerlo más competitivo y sostenible desde los puntos de vista económico, social y medioambiental.

En cuanto a la conservación y fomento del patrimonio natural, la Consejería ha desarrollado las Estrategias de Gestión Integrada de la Biodiversidad y la de Geodiversidad, cuyo objetivo es impulsar el valor socioeconómico de la riqueza ecológica andaluza y reforzar los planes de recuperación de especies y de conexión de hábitats, en el primer caso, y establecer las medidas para proteger y aprovechar las posibilidades económicas, turísticas, educativas, culturales y científicas del patrimonio geológico de la comunidad autónoma, en el segundo.

Por su parte, la prevención y la extinción de incendios forestales a través del Plan INFOCA mantiene con respecto a 2011 las partidas presupuestarias de 172,1 millones de euros (90,6 en prevención de incendios y 76,4 en extinción). El dispositivo INFOCA continúa siendo uno de los pilares de la gestión del medio natural, siendo la actuación que más empleo genera, con uno de los índices más altos de cuantos existen en la Junta de Andalucía.

En su intervención, el titular de Medio Ambiente ha resaltado el valor del agua como factor productivo y que debe seguir desempeñando un papel fundamental en la articulación territorial y en el desarrollo económico y social de Andalucía. La Ley de Aguas establece unos principios y objetivos medioambientales que superan el mero tratamiento del agua como recurso meramente económico. El desarrollo de los Planes Hidrológicos es una línea estratégica de la política ambiental, cuyo objetivo es satisfacer las demandas de agua y el equilibrio y armonización del desarrollo sectorial y regional. El esfuerzo se realiza para mantener y mejorar los actuales niveles de gestión, evitando un recorte drástico tal y como correspondería con la pérdida de competencias en el Guadalquivir, cifrada en 52,6 millones de euros.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de