La economía verde supone una puerta hacia el futuro

¿En qué consiste la economía verde? 

La sociedad actual es cada día más consciente de la importancia que tiene el hecho de cuidar del medio ambiente y nuestro entorno, una nueva forma de afrontar el futuro en pos de la mejora de nuestro planeta. Le economía verde es un buen ejemplo de ello, de cómo la población en general tiende a centrarse en el posible impacto que determinadas actividades económicas tienen en nuestro medio.

Hoy en día las empresas son más conscientes de su papel como potenciadoras de una conciencia común que abogue por el mantenimiento de nuestra forma de vida. Reducir la emisión de gases de efectos invernadero, implementar procedimientos sostenibles y eficientes o centrar parte de su actividad en la reutilización de materiales de producción son algunos de los ejemplos esperanzadores que nos dicen que hay sectores económicos dispuestos a encabezar el cuidado de nuestro planeta.

¿Qué es la economía verde? 

El programa de la Naciones Unidas para el Medios Ambiente (PUMA) define la economía verde como “aquella que da lugar al mejoramiento del bienestar humano e igualdad social, mientras que se reducen significativamente los riesgos medioambientales y la escasez ecológica”. En otras palabras, se trata de una forma de economía del futuro donde las personas y el medio en el que viven son las protagonistas, un intento por mejorar nuestra perspectivas de cara al futuro de nuestro planeta y de la forma de vida de las generaciones futuras.

El Cuidado por el medio ambiente

Nuestro medio es fundamental para el mantenimiento de nuestra forma de vida y este comprende el cuidado de nuestros ecosistemas y el equilibrio que les caracteriza. Últimamente podemos ver las consecuencias del cambio climático y como este repercute de manera evidente en nuestro entorno, desde el deshielo de los polos hasta la desertificación de zonas a lo largo y ancho de nuestro planeta. Este ejemplo es uno de tantos, lo que hace necesaria una acción común por parte de todos los agentes del sistema en pos del cuidado de este vasto y rico mundo en el que vivimos.

Economía verde y educación 

Unas creciente conciencia común por la que aboga, por ejemplo, la economía verde puede repercutir de forma muy positiva en los valores de las generaciones futuras. Desde muchos sectores hoy en día se trata de dar ejemplo con determinadas prácticas que rompan con lo habitual y enseñen a los jóvenes que un cambio en el sistema es posible, siempre desde la óptica del respeto a la naturaleza, la sostenibilidad y la eficiencia.

Redefinir los procesos

La implementación de equipos más eficientes o de procedimientos sostenibles que ayuden en el camino hacia un mundo mejor, más limpio y eco-friendly es el principio del camino. Reutilización de materiales, reciclaje activo o implementar acciones dentro de la empresa que impulsen los objetivos de la economía verde son algunos ejemplos de lo que puede llegar a conseguir una creciente concienciación en este sentido.

La economía verde en España

España es uno de los principales países en los que la economía verde está presente y en especial en el sector de la energía. Los recursos naturales de los que dispone la sitúan a la cabeza de los países en lo que a energía alternativa se refiere, una forma de decirle al mundo que otra forma de hacer la cosas es posible y que el mantenimiento de nuestro modo de vida depende en gran medida de recursos renovables como el viento, la luz solar o el agua.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de