Dispositivo de medidor en la Sierra de Gádor, Almería/CSIC

Investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) han creado un índice para medir la desertificación que permitirá crear mapas de riesgo e identificar las zonas más amenazadas.

El método, publicado en la revista Remote Sensing of Environment, es aplicable a distintas zonas del mundo, aunque resulta especialmente apropiado para zonas áridas. La investigación se enmarca en un proyecto europeo, denominado DeSurvey,para el diagnóstico de la desertificación y la creación de sistemas de alerta temprana mediante teledetección.

El índice ha sido probado en la sierra de Gádor (Almería) y, usado de forma continua a lo largo del tiempo, permite crear mapas de riesgo, obtener tendencias temporales de degradación e incluso evaluar el efecto de la desertificación sobre el ciclo hidrológico. Además, en el caso de que ésta afecte a grandes territorios, podría contribuir a evaluar sus efectos sobre el clima.

De la densidad de vegetación a los ciclos hidrográfico y energético

Aplicable en distintas zonas del mundo – actualmente se prueba en Senegal, China, Marruecos y Chile-, el nuevo indicador es especialmente apropiado para zonas áridas, ya que hasta ahora los índices de degradación se basaban sobre todo en la densidad de vegetación, “una variable difícil de estimar mediante teledetección en zonas áridas donde la cobertura vegetal es muy baja” explica Mónica García, investigadora del CSIC en la Estación Experimental de Zonas Áridas (CSIC, Almería).

El índice se basa ahora en los ciclos hidrológico y energético y en el uso del agua por parte del ecosistema.

Riesgo de desertificación en España

Según datos del Ministerio de Medio Ambiente, más de 2/3 del territorio español se encuentra potencialmente afectado por la degradación: toda la mitad sur (a excepción de las cadenas montañosas más elevadas), la meseta norte, la cuenca del Ebro y la costa catalana.

La desertificación en el mundo

En todo el mundo, la desertificación y la sequía afectan a más de 110 países y amenazan los medios de subsistencia de más de 1.200 millones de personas. Según las Naciones Unidas, una tercera parte de la superficie terrestre estaría amenazada por la desertificación.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de