EDF, la empresa propietaria de la central, ha confirmado la noticia pero ha aclarado que el parapente no ha llegado hasta el edificio donde se encuentra el reactor. "La seguridad de las instalaciones no ha estado en peligro en ningún momento", ha subrayado en un comunicado. El activista ha sido detenido por los policías que protegen las instalaciones.
  
Sophia Majnoni d´Intignano, que se encarga de los temas nucleares en Greenpeace, ha señalado que "este sobrevuelo demuestra la vulnerabilidad de la instalación nuclear ante un ataque aéreo". "Mientras que Alemania tuvo en cuenta un posible accidente aéreo en sus pruebas de seguridad, Francia sigue negándose a analizar este riesgo en nuestros reactores", ha añadido.
  
Greenpeace llevó a cabo una acción similar el pasado diciembre, cuando unos activistas entraron en la planta nuclear de Nogent-sur-Seine,  cerca de París, escalando hasta una de las cúpulas que contienen un reactor, mientras otros activistas entraron en otras instalaciones atómicas.
  
Tras el accidente nuclear ocurrido en Fukushima (Japón) a raíz del terremoto y el tsunami de marzo de 2011, Francia -y otros países europeos- decidió realizar pruebas de seguridad en sus 58 reactores para comprobar su capacidad de soportar situaciones como inundaciones, terremotos, apagones y fallos en los sistemas de refrigeración, así como evaluar la gestión de accidentes. Sin embargo, no se realizaron simulacros de ataques terroristas o accidentes aéreos.
  
Francia es el país que más depende de la energía atómica, ya que obtiene de ella el 75 por ciento de la electricidad que consume. Este asunto fue muy debatido antes de la campaña para las elecciones presidenciales, de las que se celebrará la segunda vuelta el próximo domingo.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de