El Fiscal Coordinador de Medio Ambiente tiene previsto generalizar este año, de manera voluntaria y ajena al procedimiento penal, los test psicológicos a todos los pirómanos de España, como continuación de la iniciativa que arrancó el pasado año en Galicia, y que persigue determinar el perfil socio-psicológico del autor de incendios forestales, según recoge la Memoria de la Fiscalía para el pasado ejercicio.

La propuesta fue adoptada incialmente en Portugal y pretende desarrollarse a nivel nacional siguiendo un modelo previamente consensuado por el gabinete psicológico de la Guardia Civil. Ya en 2007, se han estudiado en Galicia 59 test y realizado 7 entrevistas.

"El reto para el año 2008 se centrará en consolidar la iniciativa a nivel nacional e ir acometiendo paulatinamente la última fase, el estudio de los internos en establecimientos penitenciarios y, llegado este momento, que los especialistas puedan comenzar a extraer las conclusiones que aporten datos que ayuden a prevenir e investigar estas terribles agresiones al medio natural", añade el texto.

UNA CUARTA PARTE, INTENCIONADOS

El año pasado fueron imputados o detenidas 368 personas por delitos de incendio, de los 50 fueron detenidos en el mes de agosto por 44 incendios. En más de tres de cada cinco casos, las causas fueron negligencias o imprudencias (quemas agrícolas o forestales, maquinaria, tendidos eléctrico o ferrocarril). Mientras, casi en una cuarta parte de los casos se ha apreciado dolo (intención) en la provocación del incendio.

Por otro lado, el Fiscal revela, que según un censo realizado por el Seprona, un total de 1.572 vertederos ilegales siguen activos en España, bien porque se mantienen, bien porque habiéndose clausurado, se han reproducido. Según un censo elaborado por el Seprona, en 2007 había 2.269 vertederos ilegales, de los que fueron eliminados 382; otros 37 están en proceso de eliminación, 4 en proceso judicial; y 274 con minoración de riesgo.

AUMENTAN ASUNTOS POR URBANISMO

En conjunto, los datos ponen de manifiesto un descenso de las investigaciones por delitos medioambientales frente a un aumento de las relacionadas con el urbanismo y la ordenación del territorio. Así, se incoaron el pasado año 1.220 diligencias de investigación en materia de Medio Ambiente, un 28 por ciento menos que en 2006, mientras que las relacionadas con el territorio se elevaron a 1.781, un 8,9 por ciento más.

"Los problemas derivados del urbanismo y de la ordenación del territorio continúan siendo los más complejos de todos los que se producen en el contexto ambiental", asegura. Entre otros asuntos, destaca también el uso de cebos envenenados y el incremento de la concienciación contra el maltrato a animales domésticos.

El año pasado se encontraban en tramitación 4.405 procesos judiciales medioambientales (4,3 por ciento más). De ellos, 1.096 están relacionados con cuestiones de ordenación del territorio (un 26 por ciento más que en 2006). Además, el año pasado se emitieron 407 sentencias condenatorias, de las que 190 estaban de nuevo relacionadas con el territorio y 82 con delitos de incendios forestales. Las sentencias absolutorias ascendieron a 141 (59 de territorio y 19 por incendios).

La Fiscalía coordinadora inició además 128 asuntos por iniciativa propia, que derivó a las correspondientes fiscalías, así como otros 60 asuntos adicionales, a los que dió trámite interno por su carácter de expedientes gubernativos.

En la Memoria, se subraya también la insuficiencia de personal auxiliar a disposición de los Fiscales especialistas en Medio Ambiente, la necesidad de mejoras en el sistema informática, y la carencia de técnicos y peritos a su disposición, como exige el Estatuto del Ministerio Fiscal. Por ello, reclama el desarrollo de los equipos especialistas en Medio Ambiente.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de