Los partidos de componente “verde” han tenido un notable crecimiento en los últimos años. Sus programas políticos contienen medidas específicas en ese sentido, además de las propuestas en los demás ámbitos.

EQUO

EQUO destaca en primer lugar la crisis del modelo económico actual, tachándolo de “modelo de desarrollo ambientalmente insostenible”.  Por este motivo, ellos apuestan por la igualdad de oportunidades y protección social, el ahorro, la eficiencia en el uso de los recursos, el equilibrio en las relaciones con la naturaleza… para lo que son necesarias medidas contundentes.

La primera apuesta de EQUO es reactivar la economía para generar empleo, de manera ambientalmente sostenible. Para ello, la nueva actividad económica debe cambiar e ir orientada hacia diversos sectores sostenibles como las energías renovables, la rehabilitación de edificios, la movilidad sostenible o la agricultura ecológica. El objetivo final del cambio es lograr una economía sostenible y socialmente avanzada a través de un incremento del valor añadido de las empresas, que se traduzca en un reparto más equitativo de la riqueza generada.

Para conseguir la transformación, la inversión en I+D+i debe ser de un 3% del PIB. Se debe además facilitar el crédito a las empresas y dar facilidades a los emprendedores, en lugar de reformas laborales que abaraten el despido. El medio para llegar es reformar el sistema financiero, creando una banca pública.

El sector tecnológico e industrial se convertiría en el eje de la transformación tecnológica, de manera que para 2020 el 70% de la electricidad generada provenga de fuentes renovables. Para ese mismo año, prevén el cierre de las nucleares.

Destacan sectores como la agricultura sostenible o residuos como yacimientos de empleo. Proponen el aumento del salario mínimo y la reducción de la jornada laboral a 35 horas con el fin de favorecer el pleno empleo y la compatibilidad entre vida personal y laboral. Se apoya el empleo público y la equiparación de derecho y obligaciones de los trabajadores autónomos y asalariados. Los que no se especifica es de qué manera se va a fomentar este crecimiento: con inversión, reforma legislativa, etc.

Muy controvertida es la reforma fiscal de EQUO. Su idea es aumentar los ingresos fiscales para que lleguen a nivel europeo. Entre  las medidas enumeradas para lograrlo, se encuentra la elevación de la progresividad fiscal, limitación de las deducciones fiscales a Planes de Pensiones Privados o la creación de una tasa de CO2 para la lucha contra el cambio climático.

EQUO aboga por una banca pública que apoye a los emprendedores y fomente el autoempleo, especialmente en actividades medioambientalmente sostenibles. Otra apuesta, en el ámbito educativo, es la formación profesional de calidad.

Su política medioambiental tiene dedicado un amplio apartado, en el que vuelven a remarcar su deseo de cambiar hacia un modelo energético sostenible, que además promovería la creación de trabajo.

Estos son las principales promesas de EQUO en materia de empleo y medio ambiente.

PACMA

En materia de empleo, el Partido Animalista propone un impulso a las energías limpias como motor generador de empleo verde, aunque no se concreta en su programa de qué manera van a incentivar esta creación de trabajo.

También defienden el sector agrícola, especialmente destinado a jóvenes y mujeres con el fin de evitar el abandono de la actividad agraria. Sin embargo, retirarán las ayudas al sector ganadero.

No se hace más referencia en el programa del PACMA a políticas de creación de empleo.

Con estos dos últimos análisis, se plantea la cuestión de si los partidos de carácter más verde están preparados para gobernar en todos los ámbitos.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de