En concreto, se trataría de introducir "una verdadera fiscalidad verde" en el país, que incentive el uso más eficiente de los recursos y penalice las actividades más contaminantes, asegurando "una redistribución justa" de las rentas para no perjudicar a los más desfavorecidos. Tras esta idea, aparecen, en este orden, la promoción del consumo de productos locales con menor huella de carbono; la regulación del balance neto para favorecer que los particulares generen su propia energía; y la creación de "bancos de hábitats" para financiar proyectos de conservación.

Junto a estas propuestas, figuran otras como ayudar a establecerse a nuevos agricultores en entornos rurales y la periferia de ciudades; crear nuevas redes de comunicación para aumentar la participación ciudadana en las decisiones; obligar a las entidades bancarias que reciben ayudas públicas a tener en cuenta parámetros sociales y ambientales; fijar el pago de tasas de recogida de residuos sólidos urbanos en función de la calidad de la separación; fomentar la colaboración público privada en la gestión de los bosques; o activar ayudas a la eficiencia energética para apoyar la rehabilitación.

Además, hay planteamientos como incluir el coste energético de las casas en su valoración de mercado; introducir "peajes inteligentes" que promuevan el transporte colectivo y el uso de vehículos de bajas emisiones; establecer un IVA reducido para los biocombustibles sólidos y las calderas de biomasa; impulsar planes de eficiencia para reducir la huella de carbono de los edificios de uso público; y dar a conocer los consumos medios de los edificios para promover la eficiencia.

Donación al proyecto EffiPeople

Asimismo, en la ceremonia de clausura, la Fundación Conama ha anunciado que donará el dinero normalmente previsto para los regalos de los ponentes al proyecto de emprendimiento EffiPeople, una plataforma tecnológica de eficiencia energética que promueve una nueva relación entre las compañías energéticas y sus clientes, aportando valor al control y reducción del consumo de energía. El proyecto ha sido elegido por los propios ponentes entre las tres opciones seleccionadas por la Red Emprendeverde, que está coordinada por la Fundación Biodiversidad.

Por otro lado, los organizadores han querido destacar otros proyectos presentados en el CONAMA, como el “Ecómetro”, una herramienta “open source” para la evaluación ambiental de edificios; un proyecto de custodia del territorio llevado a cabo en la isla de Menorca; un grupo de juego en la naturaleza para niños de entre 3 y 6 años, denominado “Saltamontes”; el portal de empleo “Enviroo”, que está especializado en medio ambiente; o el proceso participativo en la mejora del barrio de Hospitalet Llobregat.

En el acto de clausura, el presidente de la Fundación Conama, Gonzalo Echagüe, ha afirmado que este CONAMA ha sido "el mejor". Por su parte, la alcaldesa de Sant Cugat, Mercè Conesa, ha anunciado que el próximo CONAMA local será en esta ciudad de Barcelona. Junto a ellos, han estado el secretario de Estado de Medio Ambiente, Federico Ramos, y el secretario general de Cooperación Internacional para el Desarrollo, Gonzalo Robles.

Tras los cinco días de congreso, se han contabilizado cerca de 7.000 asistentes, 150 actividades y más de 800 ponentes. Además, en él han participado 1.800 entidades, entre empresas, ONG, ayuntamientos u organizaciones y se han producido 349 reuniones empresariales en un día medio.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de