La Comisión Europea alertó la semana pasada a los fabricantes e importadores de sustancias químicas de su obligación de registrarlas ante la Agencia Europea para Químicos, con sede en Helsinki, antes del 1 de diciembre.

La Comisión Europea alertó hoy a los fabricantes e importadores de sustancias químicas de su obligación de registrarlas ante la Agencia Europea para Químicos, con sede en Helsinki, antes del 1 de diciembre. El plazo para este registro obligatorio se abrirá el 1 de junio, según establece la nueva normativa comunitaria REACH.

El objetivo de REACH es obligar a las empresas que producen sustancias químicas a obtener información sobre sus propiedades fisicoquímicas y sus efectos en la salud y el medio ambiente. Con ello se pretende mejorar la seguridad en su uso y dejar de utilizar las más peligrosas. Todos los fabricantes e importadores deberán presentar a la Agencia un expediente de registro que documente los datos y las evaluaciones.

Bruselas estima que se presentarán alrededor de 180.000 expedientes de registro para unas 30.000 sustancias químicas actualmente en uso (como ácidos, metales, solventes, surfactantes o colas). Las empresas que no hayan prerregistrado antes del 1 de diciembre de este año una sustancia no podrán importarla ni fabricarla después de esa fecha hasta haber realizado su registro completo. En cambio, las que lleven a cabo el registro podrán beneficiarse de una ampliación de plazos, hasta 2018 en el mejor de los casos, para aportar la información completa.

Todas las empresas que prerregistren la misma sustancia se convertirán en miembros de un Foro de Intercambio de Información sobre Sustancias cuya finalidad es evitar la duplicación de los ensayos a los que se deben someter las sustancias. En estos foros, las empresas están obligadas a hacer un uso común de los estudios obtenidos mediante la experimentación con animales, a fin de reducir al mínimo absoluto este tipo de ensayos. Asimismo, pueden poner en común otros datos.

El Ejecutivo comunitario alertó de que algunas empresas, especialmente las pequeñas y las medianas, todavía no son conscientes de las obligaciones que les impone REACH. Por ello, lanzó un llamamiento a las autoridades de los Estados miembros y a la industria para que informen mejor a todas las empresas afectadas de los requisitos que deben cumplir.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de