Ante los recientes cambios en las elecciones locales y autonómicas “existe inquietud en el sector sobre la prioridad que se dará al pago de estas deudas y cómo se saldarán”, admite Francisco Javier Sigüenza, su secretario general.

El sector de parques y jardines “es sostenible, generador de empleo estable, muy intensivo en mano de obra –con costes salariales del 80% del total de las empresas– y produce grandes beneficios sociales; pero la alta morosidad de los municipios con las empresas pone en peligro su viabilidad financiera. Urge el endurecimiento de las actuaciones contra la morosidad local”.

ASEJA pide a los ayuntamientos recién formados que “tomen conciencia de los devastadores efectos de la morosidad local en la sostenibilidad de un sector que presta un servicio esencial y con un importante impacto positivo en el medio ambiente urbano”. Aunque la crisis de muchos ayuntamientos agrava el pago de sus deudas, este factor no puede reducir la inversión en parques y jardines que garantizan la calidad de vida de los ciudadanos.

De ahí la necesidad de un cambio en su gestión. La solución pasa por “introducir la productividad como criterio de valoración en los concursos públicos y una formación multifuncional de los trabajadores”, indica Sigüenza.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de