La silla de ruedas híbrida, comercialmente llamada Hychai.. En este proyecto participan 25 empresas europeas que promueven el hidrógeno como energía alternativa, implantando flotas de vehículos híbridos equipados con pilas de combustible.

No se comercializará hasta 2011

Actualmente, afirman los expertos, “hay seis sillas de ruedas híbridas en funcionamiento, dentro de una flota de 56 vehículos que se desplegó en 2009 y que estará en campo hasta 2011”. Tras esta fase de pruebas, el producto se lanzará al mercado.

Más ligera y fácil de recargar

La silla para minusválidos presenta importantes ventajas con relación a la de las sillas eléctricas convencionales, aseguran sus creadores. Entre estas ventajas destacan el reducido peso de la nueva silla, un considerable aumento de la autonomía y la reducción del tiempo de recarga de varias horas a escasos minutos.

Además, añaden, su mantenimiento es bastante sencillo, “porque cuando a la silla se le acaba el combustible, se puede reemplazar el cartucho de hidrógeno”.

El único residuo generado es vapor de agua

La utilización de la pila de combustible permite convertir la energía química contenida en el hidrógeno en energía eléctrica, “sin producir emisiones de dióxido de carbono ni otros gases de efecto invernadero”, indican los fabricantes. El único residuo que se genera es vapor de agua.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de