Un factor clave a la hora de determinar la eficiencia de las células solares es el tamaño y la distribución de las partículas de hierro en el silicio. A pesar de que para fabricar estas células solares se parte de obleas de silicio puro en más de un 99%, la pequeña cantidad de hierro que persiste, y más aún, su distribución y el tamaño de dichas partículas suponen obstáculos al movimiento de los electrones.

Combinando la física básica con simulaciones numéricas muy precisas, los investigadores del IES, liderados por el profesor Carlos del Cañizo, en colaboración con el grupo del profesor Tonio Buonassisi del MIT, han conseguido predecir cómo se comportan las impurezas de hierro durante el proceso de fabricación de las obleas de silicio. Mediciones de la verdadera distribución de estas impurezas llevadas a cabo en un sincrotrón han confirmado las predicciones teóricas de la herramienta desarrollada.

La ventaja de la simulación frente a los análisis tradicionales es clara, ya que permite acceder a la mejor solución para un conjunto de parámetros dado, cosa que con los métodos tradicionales no es posible en todos los casos por la cantidad de variables que entran en juego y lo económicamente costoso del proceso.

La herramienta I2E es accesible de manera gratuita desde julio 2011. Durante este tiempo, usuarios de todo el mundo han llevado a cabo alrededor de 2.000 simulaciones. Esta herramienta permitirá acelerar el proceso de innovación en el área de las células solares de silicio.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de