Pasarán el resto del tiempo a bordo del Diosa Maat, el velero de Ecologistas en Acción, convertido en su hogar provisional y en un laboratorio flotante para la ocasión. Los participantes usarán sus conocimientos en biología y sus habilidades buceadoras para comprobar hasta qué punto las algas invasoras afectan a los hábitats de este Parque Nacional.

Han llegado hasta allí para quedarse a través de los moluscos, los cascos y aguas de lastre de los barcos y otros objetos flotantes. Son algas invasoras o alóctonas que proliferan en un mar que no es el suyo, debido al cambio climático, porque no tienen los competidores y predadores que podían encontrar en el suyo. En el caso del Parque Nacional de las Islas Atlánticas tienen nombres como Asparagopsis armata, Undaria pinnatifida y Sargasum muticum, entre otras, y su presencia tiene un impacto en el ecosistema que debe ser estudiado con atención.

Un trabajo que no es fácil en aguas frías y con tantas corrientes como las de las Islas Cíes. Por eso Manuel García, biólogo y patrón del Diosa Maat, explica que “los catorce voluntarios, ocho mujeres y seis hombres, han sido seleccionados por sus conocimientos en biología y ciencias marinas, pero también por sus habilidades como buceadores”. Formarán parte de los dos campos de trabajo consecutivos que organiza Ecologistas en Acción en el marco del Plan de Sensibilización y Voluntariado en la Red de Parques Nacionales y que se extienden desde el próximo lunes hasta el 8 de octubre.

Se encargarán de hacer una especial cartografía para conformar un mapa con la distribución y cobertura de estas tres especies de algas alóctonas, con muestreos en localidades o estaciones predeterminadas. También estudiarán en esos lugares la abundancia de invertebrados y peces indicadores de la calidad de los hábitats marinos en función de la densidad de estas algas. Las muestras podrán ser examinadas en laboratorios de Vigo, gracias a la colaboración establecida con profesores e investigadores. Y es que la cartografía, que comienza el lunes, coincide con un estudio realizado hace años por la Universidad de Vigo. La posibilidad de correlacionar los datos y resultados obtenidos permitirá extraer conclusiones afinadas del impacto de las algas a través del tiempo.

Dentro del apartado de sensibilización y educación ambiental del programa, los voluntarios también conocerán la parte terrestre del Parque Nacional y su biodiversidad, con visitas guiadas a las Islas Cíes y charlas, además de otras actividades organizadas con el apoyo del Organismo Autónomo de Parques Nacionales.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de