Se empleará en el transporte público

Los investigadores afirman que el nuevo dispositivo trabaja a bajas temperaturas, lo que conlleva a un “importante ahorro energético”. El catalizador se empleará en  las pilas de combustible para autobuses, trenes y tranvías.

Trabaja a menor temperatura

Antonio Chica, investigador del CSIC en el Instituto de Tecnología Química explica que “actualmente el hidrógeno se produce por reformado con vapor de gas natural”.

El proceso de reformado consiste en transformar el metano presente en el gas natural en hidrógeno, dióxido de carbono y monóxido de carbono. La temperatura de operación puede alcanzar los 900 grados centígrados.

Con el nuevo catalizador la temperatura de operación se reduce a 350 grados centígrados, lo que “conlleva un importantísimo ahorro energético”, afirma Chica.

Produce menos dióxido de carbono

El nuevo catalizador es activo a bajas temperaturas y produce menos monóxido de carbono y más hidrógeno. Esto mejora la eficiencia energética y económica del proceso.

Sus creadores explican que, al producir menos monóxido de carbono, “garantiza el funcionamiento óptimo de las pilas de combustible, que se ven afectadas por este gas”. Esto, añanden, “supone un importante beneficio para el proceso de producción de hidrógeno de alta pureza”.

Esta pureza, explican los expertos, se debe a la eliminación de uno de las unidades más caras del proceso y es la destinada a la eliminación de monóxido de carbono.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de