Las plantas de producción de biogás de origen agrícola o agrobiogás generan energía renovable a partir del gas producido por fermentación anaerobia de estiercol animal y residuos orgánicos del sector alimentario. Un subproducto de este proceso de fermentación es el digestato, un residuo líquido y denso muy rico en materia orgánica y mineral pero cuya gestión entraña complicaciones.

¨El volumen y el contenido de nitrógeno del digestato producido en los procesos de extracción de biogás son muy similares a los del residuo original tratado¨, afirmó Aritz Lekuona, coordinador del proyecto en EKONEK Innovación en Valorización de Subproductos.

¨Hoy en día, y a pesar de la normativa vigente, este material suele fumigarse como fertilizante en terrenos agrícolas cercanos a las plantas de biogás que lo producen, estrategia que no resulta siempre adecuada pues su alto contenido de nutrientes contamina el suelo y el agua por eutrofización. Además resulta relativamente caro, pues es agua en un noventa por ciento y en su desplazamiento en camiones cisterna se incurren en gastos considerables. Así, la decisión sobre cómo proceder con el residuo de digestato es un factor limitante e importante para los proyectos de biogás de nueva factura, en concreto cuando no existe tierra de labranza cercana para su aprovechamiento¨.

El impulso que da la Unión Europea al empleo de fuentes de energía renovables debería aumentar rápidamente el empleo de este recurso, pero el problema del digestato frena el desarrollo de este tipo de plantas en muchos Estados miembros. Lekuona comentó que los investigadores de WAVALUE consideran que el digestato puede aprovecharse para producir fertilizantes útiles.

¨Desarrollaremos fertilizantes en estado granular, explicó, similares en apariencia a los guisantes. En el proceso se mezclará el digestato con nutrientes minerales para lograr una fórmula concreta y a continuación se secará la mezcla para obtener gránulos pequeños, redondos y de tamaño uniforme capaces de liberar lentamente sus nutrientes y que se comercialicen en el mercado de fertilizantes especiales¨.

La planta piloto de WAVALUE será la primera de este tipo en Europa, producirá fertilizantes de gran valor añadido a partir de digestato y aumentará la rentabilidad de las plantas de biogás. Además, el sistema de producción de fertilizantes a partir de digestato resultará sencillo de integrar en las plantas de biogás nuevas o ya existentes.

¨Existen unas seis mil plantas de biogás en Europa, afirmó Lekuona, pero la disponibilidad de residuos orgánicos podría multiplicar esta cifra¨. Este proyecto aporta una solución innovadora para la gestión del digestato que aumentará la viabilidad de las plantas de biogás de nueva construcción y mejorará el valor añadido del digestato generado en las ya existentes.

¨El aprovechamiento del digestato como base de un producto de alto valor añadido cerrará el ciclo de los nutrientes, reducirá las emisiones de gases de efecto invernadero, mejorará los resultados económicos de las plantas de agrobiogás y resolverá un problema medioambiental en beneficio del entorno y de la sociedad¨.

El consorcio aspira a tratar en la planta piloto unas novecientas toneladas anuales de digestato. Tras el proyecto se espera contar con dos plantas completas que elevarán esta cantidad hasta las 57 000 toneladas anuales. En su conjunto, el sistema permitirá ahorrar cerca de once toneladas de emisiones de CO2 al año durante el curso del proyecto.

Lekuona añadió: ¨Las plantas de granulación de digestato pueden generar un rendimiento de la inversión razonable en función de las ventas de fertilizante ya procesado. Esta actividad es relativamente nueva y posee la capacidad de generar nuevos puestos de trabajo en las plantas de agrobiogás¨.

WAVALUE, activo hasta 2014, recibió una financiación de la Unión Europea superior a los 900 000 euros a través del Plan de Acción sobre Ecoinnovación.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de