Se trata de una de las iniciativas que se incluyen en el programa interreg IVB-SUDOE, que fue aprobado semanas atrás en Bruselas.

De las 28 candidaturas de proyecto presentadas a la segunda convocatoria del programa europeo, la mitad superó  la selección  y corresponde a la prioridad 1 y  otras 12 fueron situadas en la prioridad 2.

160.000 euros de presupuesto

Entre los catorce proyectos de la prioridad 1 se encuentra el denominado "Green-Car Eco-Design", coordinado por la Fundación CARTIF-División de Medio Ambiente. Esta iniciativa, de cooperación transnacional de dos años de duración, ha obtenido una ayuda FEDER de casi un millón de euros para el desarrollo de un estudio en materia de eco-innovación sobre el coche eléctrico, que supone la inclusión de la variable ambiental en la etapa de diseño de este tipo de vehículos, de manera que logren ser más eficientes y respetuosos con el entorno. La participación del ITA ronda los 160.000 euros de presupuesto total.

El reto que representa el proyecto es que se trata de un producto en actual desarrollo, de manera que las conclusiones del estudio, a través de las acciones de transferencia y difusión previstas, pueden repercutir en que las primeras versiones de coche eléctrico que salgan al mercado en el espacio SUDOE estén ecodiseñadas  gracias a este proyecto.

Está prevista la participación de diversos agentes interesados de los sectores implicados (automoción, energía, actores de movilidad, TICs, obra pública e instaladores eléctricos, etcétera) a través de un comité asesor.

En el proyecto participarán junto a la Fundación CARTIF y el Instituto Tecnológico de Aragón, diversas entidades de las diferentes regiones del SUDOE, concretamente, Fundació CTM Centre Tecnològic (Cataluña), Mondragón Goi Eskola Politeknikoa S.Coop. (País Vasco), Fundación IAT (Andalucía), École Supérieure des Technologies Industrielles Avancées (Aquitania-Francia) e Instituto Politécnico de Setúbal (Lisboa-Portugal).



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de