SAMHU (“Sensor aerotransportado para medir la humedad”) es el nombre que recibe este proyecto que ha sido posible gracias a la iniciativa de un consorcio de empresas catalanas, el cual, además del CTAE, está formado por el grupo de investigación en Ingeniería Electromagnética y Fotónica (EEF) de la Universidad Politécnica de Catalunya (UPC).

Creación de mapas de inundaciones

La iniciativa ha contado con el apoyo de ACC1Ó, la agencia de soporte a la competitividad de la empresa catalana, adscrita al Departamento de Innovación, Universidades y Empresa de la Generalitat de Cataluña, a través del programa de Núcleos Tecnológicos.

El sensor ha sido diseñado con el objetivo de poder ser colocado en aviones a un kilómetro de altitud y está basado en una tecnología puntera y avanzada que, a partir de la incorporación de uno radiómetro de apertura real, hará posible obtener datos con una alta resolución de entre 200 y 300 m.

El aparato supone una innovación en la obtención de información sobre la humedad del suelo ya que dará datos a escala local y regional, un paso más con respecto a otros sensores que actúan a escala global. El grado de detalle de la información hará posible crear mapas de riesgo de inundaciones, un proceso natural en el que los niveles de cantidad de agua almacenada en una zona no saturada hacen aumentar las probabilidades de que se produzca.

Este proyecto de bien seguro se convertirá en una herramienta de gran utilidad para entidades que trabajan con sistemas cartográficos y de tratamiento de información del suelo. Y es que SAMHU permitirá prevenir y combatir incendios dado que uno de los factores que determinan el riesgo de una zona a sufrirlos es el nivel de humedad que detecta el sensor. Este aparato tiene además aplicaciones directas en los cultivos: facilitará la planificación de las cosechas y el desarrollo de modelos hidrológicos.

2 millones de euros

El equipo de trabajo del Centro de Tecnología Aeroespacial define el proyecto como “una gran obra de ingeniería multidisciplinar: mecánica, electrónica, radiofrecuencia y software, combinadas para crear un prototipo con éxito”. En su caso, el CTAE ha sido la entidad responsable del diseño del software del receptor, en colaboración con la UPC. “Además de los retos técnicos que planteaba la iniciativa, ha sido mucho motivador trabajar en un proyecto de aplicación real e inmediata: la información generada por el sistema permitirá un control más estricto del medio ambiente y estudios de los efectos del cambio climático sobre la agricultura, por ejemplo", asegura el equipo del Centro Tecnológico de la red TECNIO que ha trabajado en el desarrollo de SAMHU.

El sensor aerotransportable, que estará disponible para su uso comercial a mediados de 2011, ha contado con un presupuesto global de cerca de 2 millones de euros, el 30% del cual se trata de una cofinanciación de ACC1Ó y el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER).



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de