Así, los nuevos pliegos de condiciones que van a regir en los procesos de renovación de las concesiones a partir del próximo año aumentará la obligatoriedad en el uso de biocarburantes para una parte de los vehículos adscritos a estos servicios. De esta manera, el próximo año se exigirá a las empresas concesionarias que el 15% del combustible consumido por sus autobuses sea de origen ecológico (biocarburantes), un porcentaje que se elevará hasta el 20% y el 30% para aquellas rutas que pasen por espacios naturales protegidos. Asimismo, ese porcentaje mínimo exigido de consumo de biocombustibles se ampliará hasta un 20% para el año 2020.

La Junta de Andalucía fijará también para 2012 que el 60% de los autobuses adscritos a estas concesiones no puedan emitir más de 3,5 gramos de óxidos de nitrógeno y no más de 1,5 gramos de monóxido de carbono, una limitación que será de obligado cumplimiento para el 100% de la flota en el año 2015. Otra de las novedades destacadas será la reducción del límite máximo para la vida útil de los autobuses, que no podrá sobrepasar los 10 años, cuando hasta ahora esos 10 años se exigen para la edad media de toda la flota que presta el servicio.

La Consejería premiará también en el proceso de adjudicación de las concesiones a aquellas empresas que vayan más allá en el cumplimiento de lo legalmente establecido en la normativa comunitaria, como utilizar motores más evolucionados de los que marca esta directiva europea o instalar elementos de bajo consumo en su equipamiento como pantallas tipo led.

La Junta mantiene actualmente un total de 156 concesiones a empresas de transportes que dan servicio a un total de 1.377 rutas, en las que participan 2.146 autobuses transportando anualmente más de 66 millones de viajeros. Con estas nuevas exigencias medioambientales y energéticas se pretende promover la renovación de la flota de autobuses en servicio en la actualidad en Andalucía, con la implantación de vehículos más modernos, eficientes, seguros y respetuosos con el medio ambiente.

Según las estimaciones realizadas, el conjunto de estas medidas supondrá que los autobuses adscritos a las concesiones de transporte regular de viajeros por carretera de la Junta de Andalucía, que tendrán que ser renovadas en 2012 y 2013, dejarán de emitir a la atmósfera más de 2.200 toneladas de monóxido de carbono durante su vigencia.

Estas concesiones suponen en torno al 40% del volumen total de kilómetros realizados por las concesiones de transporte regular de viajeros por carretera en Andalucía, por lo que de mantenerse o incrementarse estos requisitos medioambientales en los concursos para renovar el resto de concesiones que vencen en años venideros, el ahorro energético y la disminución de emisiones será mucho mayor.

2.200 toneladas menos de monóxido de carbono

Según las estimaciones realizadas, el conjunto de estas medidas supondrá que los autobuses adscritos a las concesiones de transporte regular de viajeros por carretera de la Junta de Andalucía, que tendrán que ser renovadas en 2012 y 2013, propiciarán una rebaja importante en las emisiones contaminantes a la atmósfera, dejando de emitir a la más de 2.200 toneladas de monóxido de carbono durante su vigencia.

Estas concesiones suponen en torno al 40% del volumen total de kilómetros realizados por las concesiones de transporte regular de viajeros por carretera en Andalucía, por lo que de mantenerse o incrementarse estos requisitos medioambientales en los concursos para renovar el resto de concesiones que vencen en años venideros, el ahorro energético y la disminución de emisiones será mucho mayor.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de