El proyecto, presentado en el marco de la convocatoria anual de propuestas de 2010 de la RTE-T, constituye un paso adelante esencial para el posible despliegue viable de una infraestructura de acceso abierto para vehículos eléctricos en toda la UE en los próximos diez años.

El proyecto combinará la infraestructura viaria tradicional, los servicios de sistemas de transportes inteligentes (Intelligent Transport Systems, ITS) y una original infraestructura de red eléctrica compuesta por estaciones de carga de baterías, alimentadas en lo posible con fuentes de energía renovables, y una serie de pioneras estaciones de cambio de baterías plenamente automatizadas. Se desarrollarán tres proyectos piloto en los Países Bajos y en Dinamarca para la realización de ensayos a escala real sobre el uso urbano intensivo, el uso a larga distancia y el cambio intermodal. En Amsterdam se ensayará el uso de taxis eléctricos para el servicio de ida y vuelta al aeropuerto (contexto urbano), mientras que en Copenhague y en Aarhus se instalarán estaciones cerca de las autovías y de las vías de ferrocarril para poder ensayar el uso a larga distancia y el cambio intermodal.

Paralelamente, un extenso estudio de viabilidad sobre los conceptos de servicio, los requisitos de infraestructura y la planificación de las redes establecerá la base para un despliegue masivo normalizado de esas estaciones en la RTE-T que haga posibles no sólo los desplazamientos a larga distancia, sino también la co-modalidad del transporte. El proyecto contribuirá, por tanto, de forma significativa a unas alternativas de transporte más sostenibles, económicas y respetuosas con el medio ambiente en la RTE-T y en toda la UE.

El proyecto se desarrollará hasta diciembre de 2012 y en él participan Dinamarca, Países Bajos, España, Austria, Bélgica y Luxemburgo.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de