Con la puesta en funcionamiento de estos equipos tecnológicos, enmarcados en el proyecto de innovación de SmartSantander desarrollado junto a la Universidad de Cantabria, se dan los primeros pasos hacia la implantación del denominado "Riego inteligente" en Santander.

Según explicó el alcalde de Santander, Íñigo de la Serna, "se trata de un sistema altamente eficiente que permite, gracias a la información que aportan los sensores, ajustar el consumo de agua a las necesidades reales de cada espacio verde de la ciudad".

En este sentido, De la Serna destacó que "la puesta en marcha de este nuevo proyecto ejemplifica a la perfección la apuesta que el Ayuntamiento de Santander hace por el uso de la innovación para aumentar la eficiencia de los servicios municipales, ahorrar recursos y en este caso además, mejorar las condiciones ambientales de la ciudad sin gastar más agua del necesario", manifestó el alcalde.

El regidor destacó en este sentido el "papel protagonista" de la Universidad de Cantabria en el desarrollo de todos los sistemas que -enmarcados dentro del proyecto SmartSantander y con la colaboración del Gobierno de Cantabria y 11 socios europeos- "vuelven a colocar el nombre de Santander en la vanguardia cuando se habla de gestión inteligente de las ciudades".

El alcalde quiso destacar también el trabajo desarrollado por la empresa cántabra TTI, que participa activamente en este proyecto "demostrando su capacidad para trabajar al más alto nivel cuando se habla de innovación".

Gestión de la información

Los sensores que se instalarán en Las Llamas miden tanto la humedad relativa y la temperatura del suelo, como la del ambiente. Para ello, en este espacio se instalarán en total 8 equipos compuestos por varios sensores y estaciones meteorológicas en varias farolas del parque y otros 15 equipos bajo el suelo.

La Península de la Magdalena será el próximo espacio donde se instalen este tipo de dispositivos. Una vez puestos en funcionamiento, los sistemas instalados proporcionarán información muy útil sobre varios parámetros ambientales indicadores de la necesidad de activar o no el riego.

Una información que, según adelantó De la Serna, "se integrará en una segunda fase del proyecto, con los servicios centrales que controlan el sistema de riego que se realiza actualmente en la ciudad de forma que se automatice la gestión del agua donde sea necesario". Así el nuevo contrato de mantenimiento de parques y jardines de Santander incluye mejoras en los sistemas de riego aplicables en el ámbito de la innovación.

El regidor recordó la creación en la ciudad de un modelo de arquitectura tecnológica único que hará posible una gestión integral de la ciudad, relacionando toda la información que ofrezcan los sensores y dispositivos desplegados, tanto a través del proyecto SmartSantander como los que se prevé instalar para controlar determinados servicios públicos.

De la Serna reiteró que el Ayuntamiento lleva varios meses trabajando en este modelo, que pretende hacer posible una gestión integral de la ciudad (movilidad, sistemas de riego, alumbrado público, gestión de residuos, mantenimiento de viales, etc.) a través de una única plataforma, para lo que se aprovecharía el trabajo que ya se está haciendo a través del proyecto SmartSantander.

Ahorro de agua y luz

Este nuevo proyecto de innovación que comienza a implantarse en la ciudad relacionado con la gestión del agua, sigue la línea de otras iniciativas como la desarrollada recientemente en la ciudad que tuvo a la luz como protagonista dentro del programa "City Light Scanning Optimization and Remediation" puesto en marcha por el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y Ferrovial Servicios.

En esa ocasión y gracias a un vehículo dotado con una serie de cámaras y sensores se captaron imágenes de distintas vías de la ciudad, con el objetivo de medir los niveles lumínicos, detectar luminarias en mal estado e identificar zonas excesiva o escasamente iluminadas utilizando como soporte complementario los datos sobre intensidad lumínica recogidos por los sensores desplegados por la ciudad dentro del proyecto SmartSantander.

En ambos casos, "tanto si hablamos de agua, como si hablamos de luz, se trata de recabar la información necesaria para poder tomar decisiones orientadas a la eficiencia energética, que implica el ahorro de costes manteniendo la calidad del servicio prestado a los ciudadanos", destacó el regidor.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de