El suelo, entendido como parte superficial de la corteza terrestre biológicamente activa, tiene un papel fundamental en el desarrollo de la vida.

Los objetivos principales que se persiguen con este nombramiento son:

  • Reconocer la importancia económica y social de una buena ordenación de la tierra, incluido el suelo, y en particular su contribución al crecimiento económico.
  • Conocer su diversidad biológica, la agricultura sostenible y la seguridad alimentaria.
  • Concienciar sobre medidas para la erradicación de la pobreza y el empoderamiento de la mujer.
  • Hacer frente al cambio climático y el aumento de la disponibilidad de agua y destacando que la desertificación, la degradación de la tierra y la sequía son problemas de dimensión mundial y que siguen suponiendo un serio desafío para el desarrollo.
  • Promover la necesidad urgente a todos los niveles de crear conciencia en la población y de promover la sostenibilidad de los recursos limitados del suelo mediante la mejor información científica disponible y teniendo en cuenta todas las dimensiones del desarrollo sostenible.
  • Por todo ello, hacen un llamamiento a gobiernos, organizaciones regionales e internacionales para que se vuelquen en la celebración de este día, organizando actividades cuyo fin es acercar y concienciar a la sociedad sobre esta temática.