Una cifra que aumenta hasta los más de 5.500.000 de metros cúbicos en los dos últimos años. Por provincias, la de Alicante es la que mayor volumen de residuos inertes adecuados tiene autorizados durante los dos últimos años con más de tres millones, seguida de la provincia de Valencia y por último de la provincia de Castellón.

Así lo ha confirmado el director general para el Cambio Climático, Jorge Lamparero, en la inauguración del curso sobre “Gestión de Residuos de la Construcción y Demolición” en el Colegio Oficial de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos.

 “Con la cantidad que se autorizó el pasado año –ha destacado el director general para el Cambio Climático- se podrían llenar más de 9 estadios de fútbol con la capacidad del Mestalla”.

Actuaciones más significativas

Entre las actuaciones más significativas que se han realizado con este tipo de residuos destaca la restauración y colmatación de la cantera “El Castell” de Sagunt mediante residuos inertes previamente seleccionados, en la que se ha pasado de un paisaje degradado por una actividad de extracción minera a principios de los 70, a una ladera totalmente regenerada e integrada en el paisaje.

Asimismo, Lamparero ha puesto como ejemplo “las obras de relleno para la ampliación de la dársena sur del Puerto de Castellón que se han realizado con los residuos inertes de la demolición de las chimeneas de Iberdrola o la creación de una nueva dársena en la zona norte del Puerto de Valencia”.

Este tipo de actuaciones son consecuencia del decreto que aprobó la Generalitat en 2004 que regula la utilización de residuos inertes adecuados en obras de restauración y que gracias a él “nos encontramos una gran variedad de situaciones en las que un material inerte, que en principio podía ser “inservible”, ha pasado a dar una solución a un problema determinado.

“Es decir, convertimos lo que “a priori” es un residuo en un recurso, de hecho fuimos una la primera autonomía en regular el uso de este tipo de residuos y su posterior reutilización”, ha destacado el director general para el Cambio Climático, Jorge Lamparero.

Beneficios ambientales

Lamparero ha destacado la importancia de estas actuaciones" ya que hemos logrado reutilizar una gran cantidad de residuos que de otra manera irían a parar a vertederos. Así, con la autorización del uso de este tipo de residuos los reutilizamos, aumentamos la vida útil de los vertederos y se disminuyen los vertidos incontrolados”, ha destacado el director general.

Concretamente, este tipo de residuos se pueden usar en obras de restauración de zonas degradadas, en las que es necesario amortiguar los impactos paisajísticos, como en el caso de huecos mineros abandonados. También se pueden utilizar en obras destinadas al acondicionamiento de caminos de clausura y sellado de vertederos ara proporcionar estabilidad y funcionalidad a las obras

“En general, se usan en actividades encaminadas a la regularización topográfica de superficies, ya sea con fines urbanísticos o meramente de restauración ecológica. En este último caso la conformación del relieve constituye la primera actividad sobre la que se fundamenta el éxito de cualquier proyecto de restauración ecológica”, ha asegurado el director general.

Lamparero ha explicado que “los residuos inertes deben ser declarados como adecuados para poder ser utilizados en este tipo de obras para lo que deben poseer unas características determinadas”.

Se consideran residuos inertes adecuados, entre otros, los excedentes no aprovechados de tierras y piedras no contaminadas de excavación y desmonte, los procedentes de la prospección, extracción de minas y canteras y tratamientos físicos y químicos de materiales, residuos inertes del tratamiento mecánico de residuos, así como otro tipo de residuos de producción regular generados en un mismo proceso y que posean unas propiedades fisicoquímicas y geotécnicas aptas para su utilización.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de