Según la Directiva 2000/53/CE relativa a los vehículos fuera de uso, en 2020 se deberá haber logrado una tasa de reutilización y valorización de al menos el 95% del peso del vehículo.

Teniendo en cuenta que actualmente alrededor de un 20% del peso del vehículo corresponde a componentes plásticos, la recuperación y valorización de los distintos materiales plásticos que componen el vehículo cobra un mayor protagonismo.

Actualmente, el tratamiento de los Vehículos Fuera de Uso (VFU) corresponde a los Centros Autorizados de Tratamiento (CAT) que únicamente llevan a cabo las tareas de descontaminación. Posteriormente, los fragmentadores hacen una selección de los materiales de interés entre los que no siempre se reciclan todos los plásticos.

Vehículos

Para mejorar este aspecto, AIMPLAS, Instituto Tecnológico del Plástico, coordina el proyecto LIFE CIRC- ELV, cuyo objetivo es implantar en Europa una nueva cadena de valor, que sea técnica y económicamente viable, en la que estos centros separen los depósitos fabricados con polietileno de alta densidad y los parachoques de polipropileno, ambos materiales de alto interés.

Así, tras la separación inicial se ha previsto llevar a cabo un pre tratamiento que permitirá obtener un material reciclado para la fabricación de tuberías por un lado, y por otro compound reciclado para producir nuevos componentes de automoción, como por ejemplo pasos de ruedas.

El proyecto contempla la obtención de 12 toneladas de plástico reciclado por cada millar de vehículos. Esto supone que con la puesta en marcha de este procedimiento, se ha previsto lograr una reducción de la huella de carbono con el uso de plástico reciclado del 75%.

El papel de AIMPLAS en el proyecto, además de su coordinación, consiste en desarrollar el método de pre tratamiento de los plásticos separados para luego pasar al compounder. Además, se encargará del análisis de los impactos ambientales durante todo el ciclo de vida.

El proyecto LIFE CIRC-ELV cuenta con la participación de otros cinco socios: las también españolas Desguaces Cortés, Sigit y Sigrauto, la francesa Indra y la portuguesa Isolago.

Sobre AIMPLAS

En AIMPLAS ayudamos a las empresas a aplicar la Economía Circular a su modelo de negocio para convertir los cambios legislativos que afectan a la industria del plástico en oportunidades para mejorar su eficiencia, reducir su impacto ambiental y aumentar su rentabilidad económica.

Para ello, trabajamos e investigamos en ámbitos como el reciclado, los materiales y productos biodegradables, el uso de biomasa y CO2, con el objetivo de desarrollar soluciones innovadoras que ayuden a resolver los desafíos actuales en medio ambiente.

Fuente: AIMPLAS,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de